Eres en Sobre la Toscana > Artesanado

Artesanado

El inmenso patrimonio artístico de la Toscana, difundido por todo el territorio, se presenta en todas sus formas posibles, desde las más conocidas como pintura, escultura y arquitectura, a las menos reconocidas pero igualmente celebradas como la cerámica, la talla de madera, la orfebrería, la forja y la elaboración de tejidos.

El ejercicio de estas artes ha ocupado por siglos legiones de artesanos que empezaron a reducirse cuando disminuyeron los encargos que caracterizaron sobre todo al periodo del Renacimiento.

Llegados a ese punto, las profesiones tomaron caminos diversos y el artesanado toscano se dividió en dos tipologías distintas. Una parte se dedicó a invertir sus capacidades técnicas en la creación de una nueva gama de productos, menos delicados pero muy remunerados, yendo en dirección a una fuerte industrialización que ha permitido el nacimiento de florecientes núcleos como la orfebrería de Arezzo, los tejidos en Prato, los muebles en Poggibonsi y el mármol en Carrara.

La otra parte, capitalizó sus proprias habilidades técnicas y manuales orientándolas a la manutención y a la restauración del patrimonio artístico preexistente. En medio de las dos corrientes, además, sobrevive y próspera, un gran grupo de artesanos que consiguen combinar las técnicas antiguas con las habilidades manuales adaptadas a las exigencias del mercado, satisfaciendo una importante clientela, dispuesta a ir a sus pequeños pueblos, casi siempre alejados de los itinerarios turísticos.

Vidrio

Por una broma del destino, dos ciudades toscanas, Colle Val d’Elsa, en la provincia de Siena, y Empoli, en la provincia de Florencia, después de haber desarrollado dos formas distintas de artesanado del vidrio, han evolucionado en la dirección contraria, terminando intercambiándose sus respectivas competencias.

La actividad en Colle Val d’Elsa, empezó con el clásico vidrio verde soplado con el que se producían frascos, botellas y garrafas.

Después se especializaron en formas más refinadas de elaboración, sustituyendo poco a poco el vidrio por el cristal, el cuál venía no solamente creado sino además trabajado por hábiles grabadores.

La gama de creaciones, tanto en estilo antiguo como moderno, hoy en día es muy amplia, pero el producto principal son los vasos, en algunos casos soplados, otras veces impresos con sofisticados robots, y generalmente enriquecidos con preciosas incisiones.

En el periodo en el que se trabajaba el popular vidrio verde, Empoli era uno de los centros italianos más importantes en la fabricación de vasos, pero progresivamente, la producción se amplió a diversas tipologías como botellas, garrafas, y cualquier tipo de contenedor que los artesanos consiguieran inventar, mezclando su funcionalidad y la ductilidad del material, con su estilo creativo.

Mármol y Alabastro

La mezcla de un contexto cultural y de los recursos naturales cualitativos y cuantitativos extraordinarios del mármol de los Alpes Apuanos y el alabastro de Volterra, permitió la creación de una tradición en este territorio de formas artesanales y artísticas extraordinarias.

Tratándose de materias primas que con el tiempo no han conocido nunca bajadas de mercado, era obvio que gran parte de los productores terminarían por ceder a las ventajas de la industrialización y de la producción en serie.

Este cambio ha tenido un impacto menor en el sector del mármol, aunque la extracción de máquinas hayan sustituido a los canteros. De los Apuanos a la Versilia, el arte secular de modelar la piedra ha entrado a formar parte del ADN de los artesanos locales, que consiguen expresarse de manera inmejorable a través de las artes manuales más tradicionales.

Cierto que las nuevas tecnologías han entrado a formar parte de los primeros procesos creativos pero, cuando se pasa al acabado, ese dónde el comitente quiere ver en el mármol emociones y sensaciones, es ahí donde todo vuelve a ser como era hace años, y a depender de las valiosas manos del artesano.

En cuanto al alabastro, tratándose de un material más blando, menos indicado para las decoraciones arquitectónicas de externos, la actividad se ha concentrado sobretodo en la producción de objetos y muebles. Hoy en día, las mejores producciones son las realizadas por los artesanos que han decidido investigar y crear nuevas formas expresivas.

Mimbre

Si nos alejamos de los grandes centros urbanos y de las ciudades con fuerte vocación turística, donde tradicionalmente los objetos de mimbre provienen sobre todo de China y Filipinas, se puede aún descubrir cuanto es vital esta antigua y humilde forma de artesanado.

Difundido por toda la región, el trabajo del mimbre disfruta de un momento de gran vitalidad sobre todo en la parte noroccidental de la región, desde el interior pisano hasta el límite con la Liguria y la Emilia-Romagna.

A Buti y Ruota, dos pueblos en los montes que separan Pisa y Lucca, donde utilizando varillas y férulas de castaño hacen cestas de las más variadas formas y dimensiones, o abanicos para avivar el fuego.

En el centro de la Versilia, en los pueblos de Lunigiana y de Garfagnana, se entretejen ramas de sauce, avellana y olmo para producir diferentes tipologías de cestas ovales y redondas y el ‘valletto’, una gran cesta con forma de concha que antiguamente se utilizaba para la recogida de la fruta y la vendimia.

Hierro forjado

El Casentino es una zona con gran cantidad de canales de agua y éste recurso permitió el surgimiento de muchas herrerías que trabajaban los minerales extraídos en el mismo lugar.

De la elaboración del hierro se pasó rápidamente a la producción de instrumentos de trabajo para los campesinos y los leñadores, para después dedicarse, en tiempos más recientes, a la elaboración de creaciones más sofisticadas sobre todo gracias a los artesanos activos de Stia, Castel San Niccolò, Poppi, Subbiano, o Capolona.

La producción de objetos con hierro forjado se difundió por toda la región. Una mención especial a Scarperia, dónde la elaboración del hierro se concentró en la creación de cuchillos, la cual es famosa actualmente en muchos países del mundo.

Ceramica

En casi todas las regiones italianas, la elaboración de la arcilla se ha desarrollado paralelamente a la producción de objetos populares, de uso cuotidiano, y la creación de tipologías más refinadas que van desde la mayólica, la cerámica de arte, a la porcelana.

Casi siempre, una de las dos ha prevalecido por encima de la otra, caracterizando de este modo la producción regional. En la Toscana, estas dos formas de artesanado continúan conviviendo, disfrutando de grandes éxitos comerciales.

En el campo de la cerámica “popular”, destacar la gran tradición de la cerámica cocida para pavimentos, macetas y ánforas y donde su mayor centro productivo se encuentra en Impruneta, cerca de Florencia.

Destacar también las ollas en loza de barro, ideales para cocer las sopas, típicas de la zona meridional de la región, producidas en las zonas de Colle Val d’Elsa y Chiusi, en el Senese. Encontramos producción también en Pisa y en San Giovanni alla Venna.

Gracias a la tradición artística toscana, la cerámica es muy rica en sus formas exteriores y decorativas. Principalmente activa es la zona aretina, donde en los talleres de Cortona, Anghiari y Monte San Savino, continua la manufactura de piezas de tradición antigua, como los platos decorativos con el fondo amarillo y en el centro un dibujo con una margarita.

En provincia de Florencia, y en particular en Montelupo Fiorentino y Sesto Fiorentino, hoy en día se sigue produciendo gran cantidad de platos decorativos, vasos y otros objetos de formas y decoraciones tradicionales.

Orfebrería

La microfusión del oro, obtenida a partir del proceso de la “granulación”, es una técnica iniciada por los Etruscos, excelentes y absolutos maestros de la creación orfebre, y que ha llegado hasta nuestros días.

Uniendo esta preciada herencia con una sociedad opulenta y refinada permitió que la orfebrería toscana se desarrollase a través de los siglos.

Se crearon así las condiciones para la realización de verdaderas y proprias obras maestras, que han interesado a todos los posibles campos de aplicación de este arte, desde las joyas que embellecían a las mujeres pudientes, a los objetos y muebles religiosos que decoraban las casas de nobles y mercaderes.

Inevitablemente, el gran éxito de la orfebrería toscana llegó a las más avanzadas formas de industrialización, convirtiendo en particular, el territorio aretino, en uno de los centros italianos más importantes para la producción de joyería.

También en este campo, continúan trabajando artesanos que hacen de la creatividad su arma más preciada. Los encontramos sobre todo en Arezzo, en Florencia y casi todo el territorio regional, y en particular en las zonas donde el turismo crea buenas condiciones de mercado.

Tejeduría

Las extraordinarias fortunas de la industria textil de Prato tienen orígenes muy antiguos y son el resultado de actividades artesanales especializadas, que en las diferentes zonas de la región se han heredado de generación en generación durante siglos.

A pesar de la fuerte industrialización del sector, antiguas y hábiles tejedoras que trabajan según la tradición se pueden encontrar aun en muchos centros productivos de la región.

Se realizan mantos de lana con elaborados diseños geométricos o floreales, tapetes y telas ásperas que un tiempo servían para la ropa de cama y de cocina, o el llamado ‘trucciolone’ un tejido pobre y grueso, obtenido tejiendo tiras de tela reutilizada e hilo de cáñamo.

Se trata de productos particulares, al margen de los canales comerciales tradicionales, disponibles con mayor facilidad en los talleres o en los puestos de mercado de lugares como Aulla, al norte de Carrara, Castelnuovo di Garfagnana y Barga, en Lucchesia, o Roccalbenga, en provincia de Grosseto.

Destacar como en el Casentino, en particular en Stia, Poppi, Pratovecchio y Castel San Niccolò, está floreciendo la antigua producción de los ‘paños de lana’, al punto de convertirse en una de las actividades más importantes de la economía local.

En la mayor parte de los casos, se trata de actividades que sobreviven más que por la ganancia económica, por la pasión creativa de los artesanos.

Yeso

Algunos artesanos de la zona Lucchesia (en particular, de Coreglia Antelminelli y Bagni di Lucca) son herederos de una curiosa tradición nacida en sus montes de la Garfagnana y del valle de Lima.

Cuando en esta zona la pobreza era muy alta, alguien tuvo la idea de trabajar un material muy pobre, el yeso, modelándolo con forma de estatuillas que podían ser comercializadas con una buena dosis de ingenio como sustituido del mármol.

Gracias a la buena confección y realización, se pasó muy rápido a decorar estas figuras, especializando la producción en diferentes áreas: pesebres, santos, bustos de personajes ilustres, etc.

Durante mucho tiempo estas estatuillas fueron exportadas con éxito a todo el mundo, pero, después llegó una crisis bastante grande, que por suerte no eliminó por completo este sector. Hoy en día, se ha reconvertido, optimizando la producción usando junto al yeso, otras materias primas como las resinas sintéticas, o el papel maché y limitando la oferta a las figurillas para los pesebres y a objetos de inspiración religiosa.

Eventos más importantes de Artesanado

Inevitablemente, en la Toscana, artesanado y anticuariado se entrelazan constantemente y en ninguna otra región se presentan como las dos caras de una misma moneda. Por esto, nuestro primer consejo es que no toméis una decisión basada en el título del evento.

Es muy frecuente, encontrarse negocios de artesanos en los mercados de antigüedades. Así como sucede en los eventos dedicados al artesanado, transformados en grandes ocasiones para encontrar los objetos que buscáis desde hace tiempo en tiendas de antigüedades.

Lista eventos
  • MUESTRA DEL ARTESANADO, Florencia, Finales de abril

  • FERIA ANTIQUARIA, Arezzo, Primer fin de semana de cada mes

  • FERIA DELLA MADDALENA, LLAMADA ‘FERIA DELLE CIPOLLE’, Borgo a Muzzano (LU), 21 Junio

  • MERCADO DEL ARTESANADO Y DEL PEQUEÑO ANTICUARIADO, Firenze, Segundo domingo del mes

  • MERCADO DE LAS COSAS DEL PASADO, Greve in Chianti (FI), Lunes de Pascua

  • OBJETOS ÚTILES Y TALLERES DE ARTE, Lastra a Signa (FI), 25 abril-tercer domingo de junio- último domingo de agosto-8 diciembre

  • EFECTO VENECIA: ESPECTACULOS Y MUESTRA DEL ARTESANADO LOCAL EN EL BARRIO VENECIA, Livorno, Primer domingo del mes

  • ARTES Y OFICIOS. MUESTRA – MERCADO ARTESANADO, Lucca, Ultimo domingo del mes

  • MUESTRA DE ARTES APLICADAS, ARTESANADO Y ANTICUARIADO, Pienza (SI), Finales de septiembre

  • MERCADO DEL ANTICUARIADO, Pisa, Segundo fin de semana del mes (excepto julio y agosto)

  • MERCADO DEL ANTICUARIADO, Pistoia, Segundo domingo del mes

  • BACCO ARTESANO (VILLA POGGIO REALE), MUESTRA – MERCADO DEL CHIANTI RUFINA Y POMINO Y DE LOS PRODUCTOS DEL ARTESANADO LOCAL, Rufina (SI), Ultima semana de septiembre

  • FIESTA Y FERIA DE SANTA FINA, San Gimignano (FI), 12 marzo

  • MUESTRA – MERCADO DE PESEBRES, San Giuliano Terme – Asciano (PI), Diciembre

  • FERIA DE SAN LORENZO, Sarteano (SI), 10 agosto

  • MUESTRA – MERCADO DE CUCHILLOS Y HIERRO FORJADO, Scarperia (FI), 8 septiembre

  • FIESTA DE SAN JOSÉ, Siena, 19 marzo

  • FIESTA DE SANTA LUCÍA, MERCADO DE LAS CERÁMICAS Y MAYÓLICAS, Siena, 10 diciembre – 9 enero

  • BIENAL EUROPEA DE ARTE FABRIL, MUESTRA – MERCADO INTERNACIONAL DEL HIERRO FORJADO, Stia (AR), Principios septiembre (años impares)

  • MERCADO BIANCALANA, Sinalunga (SI), Tercer domingo del mes

  • MUESTRA DEL ARTESANADO DEL MUGELLO ALTO, VAL DI SIEVE, Vicchio (FI), Últimos diez días de agosto

  • FERIA DE VINCI, Vinci (FI), Ultima semana de julio

Comparte en tus canales

¿Necesitas ayuda para organizar tu viaje?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Actualiza tus preferencias de cookies | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This