Eres en Destinos > Fiesole

Fiesole

El pueblo más interesante de las cercanías de Florencia

Ciudad ubicada en una posición privilegiada, en una colina que domina los valles del Arno y del Mugnone, Fiesole, debido a su atractivo paisajístico y a la riqueza de su patrimonio histórico y artístico, se convierte en el pueblo más interesante de las cercanías de Florencia.

Su relieve se enmarca entre dos colinas, San Francesco y Sant’Apollinaire, en medio de las cuales se extiende el valle que alberga el área habitada.

La presencia de núcleos habitados entre las colinas es muy antigua y todavía hoy hay muchas huellas del pasado.

Originalmente, era una de las principales ciudades del norte de Etruria, aliada de Roma desde el siglo III a. C. En el 90 a. C. recibió una colonia de veteranos de Silla. Así surgió la ciudad romana ‘Faesulae’, que tenía un capitolio, un foro, templos, teatro y era el centro de la región.

Disfrutó de una prosperidad considerable, al menos hasta las invasiones bárbaras. En la época de los longobardos y los carolingios, los obispos de Fiesole adquirieron influencia política, pero el declive de la ciudad, que ya comenzó durante la dominación longobarda, fue cada vez más evidente a medida que crecía el poder de la cercana ciudad de Florencia.

Se sabe que la ciudad vivía ya a principios del siglo X a la sombra de su vecina más poderosa -Florencia-, que finalmente la conquistó en 1125 y a partir de ese momento empezaron a compartir su historia.

El visitante, llega de Florencia a Piazza Mino (área del antiguo foro romano), y allí puede contemplar el lado derecho el Duomo de Fiesole. Erigido por el obispo Jacopo il Bavaro en 1028, Catedral ampliada en el siglo XIII, y dedicada al obispo mártir Romulus.

El interior es de un patente estilo románico y conserva obras artísticas preciosas como los frescos de Cosimo Rosselli, los altares de la escuela Ghirlandaio, las esculturas de Mino da Fiesole y en el altar principal un espléndido políptico de Bicci di Lorenzo.

La Piazza Mino de Fiesole queda delimitada por el pintoresco Palacio Pretoriano, la sede municipal, ubicado frente al monumento decorado con La reunión de Teano (estatuas ecuestres en bronce de Vittorio Emmanuele II y Garibaldi). A su lado, la iglesia de Santa María Primerana, un oratorio mencionado ya en el año 966.

En el lado norte de la Piazza Mino, vemos la entrada al Parque Arqueológico de Fiesole, una de las zonas arqueológicas más importantes de la Toscana. En un área de unos 35.000 metros cuadrados podemos observar una parte de la antigua ciudad romana. Se pueden ver los restos de un teatro, un templo etrusco-romano y unas termas.

El teatro, el espacio más fascinante del complejo arqueológico, se construyó a finales del siglo I a. C. utilizando la piedra obtenida de la excavación de la pendiente rocosa sobre la cual se colocaron gradualmente los escalones.

En el siglo XX, la tradición cultural del teatro romano se recuperó y se fomentó a través del Festival dell’Estate Fiesolana que revive sus espectáculos, con actividades de música, danza, prosa y cine todos los veranos.

El Museo Cívico Arqueológico se encuentra dentro del área. Imitando la forma de un templo toscano, dentro podemos admirar los hallazgos de las excavaciones de la zona y de la ciudad. Entre los hallazgos más significativos podemos encontrar estelas en piedra serena, bronces votivos, la leona de bronce, terracota, estatuas de mármol, sepulturas longobardas, etc.

Después de visitar el área al aire libre y el museo, aconsejamos bajar por la carretera para ver los restos de las imponentes murallas etruscas, que han logrado sobrevivir a las guerras y al mal tiempo durante todos estos siglos.

Otro lugar imprescindible que recomendamos visitar en Fiesole es el pequeño Museo Bandini, justo delante del área arqueológica. Aquí se conservan algunas hermosas pinturas florentinas del siglo XII-XIV, con ejemplos de Bernardo Daddi, Taddeo Gaddi, Nardo di Cione y Lorenzo Monaco, así como algunas obras de arte en terracota firmadas por Della Robbia.

Volviendo a Piazza Mino, recomendamos tomar Via di S. Francesco, en una esquina de la plaza, dónde empieza una subida. ¡Os animamos a llegar hasta arriba! Merece muchísimo la pena, porqué al llegar al final de este camino, se disfruta de una maravillosa vista panorámica de Florencia.

El perfil del horizonte, con sus suaves pendientes montañosas culminará con el centro histórico de la ciudad, donde destacan las magníficas estructuras arquitectónicas florentinas, incluida la imponente cúpula Brunelleschi, el fascinante Piazzale Michelangelo y el glorioso Palazzo Vecchio.

Una vista que impresiona en cualquier época del año y en cualquier momento del día.

Continuando la ascensión, se llega al Monasterio de San Francesco. El complejo conventual, ocupa una antigua fortaleza etrusca. Recomendamos visitar el claustro que tiene un pozo del siglo XV y otro pequeño claustro del siglo XIV. También se pueden visitar algunas celdas del siglo XV y un pequeño museo.

Finalmente, para los más aventureros, señalamos que en Fiesole está el Parque Montececeri, una atracción fantástica para los amantes de la naturaleza. Rodeado de vegetación, es un sitio ideal para deleitarse de hermosos paseos en medio de la naturaleza, disfrutando del paisaje y del panorama. Históricamente, el parque debe su fama al hecho de que fue elegido por Leonardo da Vinci en 1506 como emplazamiento para probar su célebre «máquina voladora».

Cómo recuerdo de este evento memorable, hoy en día hay una estela dentro del parque que muestra el epígrafe de Leonardo sobre el famoso experimento: esta se encuentra en una explanada con vista panorámica, desde la cual se dice que Leonardo probó su máquina de vuelo.

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This