Eres en Sobre la Toscana > Gastronomia

Gastronomia

Si hablamos de la gastronomía toscana, hablamos de calidad. Su éxito se encuentra en sus productos. Siendo un vasto territorio fértil, con buena agricultura, ganadería y pesca, ofrece productos que cumplen con altos estándares de calidad y sabores intensos en sus materias primas. Es por ello que el secreto de su apetitosa cocina no sólo se halla en la gracilidad para sazonar ingredientes, sino en el sabor de los mismos debido al origen, esmero y cuidado puesto en su producción.

A base de ingredientes sencillos, la cocina toscana está compuesta de platos simples pero capaces de conquistar los paladares más exigentes. La selección de ingredientes de alta calidad es una parte esencial de la tradición culinaria toscana, aún hoy integrada por platos «pobres», pero genuinos. Basta probar una rebanada de pan toscano con aceite de oliva para apreciar la esencia de esta cocina.

La cocina toscana tiene cuatro ingredientes básicos:

Pan

La particularidad del Pan Toscano se debe a la fermentación natural, a la cocción a una temperatura no especialmente elevada, al tamaño del pan, generalmente considerable, y, sobre todo, a la ausencia absoluta de sal.

Aceite de oliva virgen extra

La fragancia inconfundible, el color verde brillante, el vínculo con el territorio: todo ello hace único el Aceite de Oliva virgen extra Toscano IGP, un producto de calidad certificada, caracterizado por un sabor intenso, amargo, vegetal y afrutado. El oro verde se produce en muchas zonas en Toscana y narra las bondades de estas áreas geográficas.

Carne

La Toscana es también una zona en la que se crían razas de animales de las que se obtiene una carne de muy alta calidad. Esto es gracias al hecho de ser un territorio rico en diversas especies de plantas y pastos que permiten a las especies bovinas, porcinas y ovinas una dieta completa y saludable, que es la base para obtener una carne de primera categoría.

Vino

La historia del vino en la Toscana, es, como en toda Italia y todo el Mediterráneo, una tradición milenaria. Hoy en día el Chianti, es el vino más conocido de la Toscana, reflejo e imagen de la esencia italiana. Así los Chianti y el resto de la miríada de Denominaciones de Origen de la región se han diversificado logrando muy altas calidades y sabores muy variados.

Menú típico toscano 

¡En esta sección trataremos los platos típicos de la cocina toscana!

Realizaremos un interesante viaje que nos llevará a través de los aperitivos, el entrante con el que comenzamos un almuerzo o cena, o el refrigerio que nos tomamos pasando un buen rato con amigos, para luego seguir descubriendo todos los secretos que se esconden detrás de los deliciosos platos que la cocina toscana es capaz de ofrecer.

También hablaremos sobre los principales platos, sus particularidades, con cuales guarniciones se combinan mejor y, finalmente terminaremos hablando de dulces, vinos, licores y “amari” (licores de hierbas).

Los Antipasti

Conocidos comúnmente como aperitivo o entrantes, es una forma italiana agradable de comenzar un almuerzo o cena con amigos.

Tiene una verdadera función social: dependiendo de la ocasión, podéis elegir probarlo sentados en la mesa o de pie, tal vez tomando un prosecco de bienvenida, mientras que se espera la llegada de los otros invitados.

Se pueden servir en platos individuales, preparados más sofisticadamente, o en una tabla de madera o tagliere, colocado en el centro de la mesa para compartir.

Los antipasti toscanos más destacados

La fettunta es el nombre toscano con el que se conoce la bruschetta, o rebanada de pan tostado que, una vez crujiente, se frota con un diente de ajo y se rocía con aceite y sal.

Los crostini son pequeñas tostadas típicas en muchas zonas de Italia. No hay una única receta de crostini, sino una gran variedad según la región.

Los crostini toscani están sazonados con muchos ingredientes como crema de salchicha, alubias, setas, etc.; pero el más famoso es el Crostino Nero, realizado con hígado de pollo. Cada familia tiene su propia receta secreta para prepararlos y, de hecho, hay numerosas variaciones.

Trocitos de masa de pan fritos en aceite hirviendo, deliciosamente crujientes por fuera y agradablemente suaves por dentro, ¡un sabor atractivo que enamora a todos los paladares!

Típicos de la más antigua y auténtica tradición florentina (y de las áreas circundantes) los coccoli formaban parte de los alimentos callejeros más conocidos de la ciudad, que se vendían en los característicos conos de papel.

Hoy esta costumbre casi ha desaparecido, pero estas delicias típicas todavía se pueden encontrar en algunos restaurantes y osterias florentinas. Los coccoli se combinan con prosciutto crudo (jamón serrano) y queso stracchino.

Esta palabra sirve para describir un plato de embutidos típicos de la región servidos encima de una tabla de madera.

Normalmente contienen los siguientes embutidos locales: Finocchiona, Sbriciolona, Salame Toscano, Soprassata, Porchetta, Lardo di Colonnata, Capocollo, Lonzino, Prosciutto Crudo, Salamella.

Muchas veces se añaden también quesos típicos de la región como el Pecorino de Pienza combinado con mermeladas hechas en casa.

I Primi Piatti

La cocina toscana cuenta con varias especialidades culinarias, pero hay un terreno de juego en el que gana siempre: ¡el de los primeros platos!

En general, este plato principal siempre está presente en las mesas italianas, ya sea pasta, arroz, polenta, sopa o cereales.

En la Toscana tenemos la suerte de disponer de varias recetas para los primeros platos: pueden ser fáciles de preparar o más elaborados; más ligeros o más sustanciosos, pero ¡siempre, excepcionales!

Los primeros platos más típicos de la región

La ribollita es actualmente la sopa toscana más famosa. Sus orígenes se remontan a la Edad Media, cuando los nobles solían disponer sus recetas dentro de panes llamados «comedores».

Una vez terminaban, daban el pan sobrante a los sirvientes, quiénes para hacerlos más provechosos, los enriquecían con verduras e hirviendo el conjunto, obtenían así una sopa abundante y sabrosa.

La pappa al pomodoro es un primer plato de origen campesino típicamente toscano; preparado con pan toscano rancio, tomates pelados, ajo, albahaca y abundante aceite de oliva virgen extra, se creó originalmente como un plato para la utilización del pan duro.

Excelente en invierno como sopa caliente, la pappa al pomodoro es igualmente atractiva y sabrosa en verano a temperatura ambiente, siempre acompañada con abundante aceite de oliva virgen extra y hojas de albahaca.

Un plato rústico de verano, un plato pobre de origen campesino, muy simple, que no requiere cocción y que venía consumido en el campo por aquellos que, por trabajo, pasaban el día fuera de casa.

Los ingredientes principales de la panzanella son el pan duro (para mantenerse fiel a la receta original, sería mejor usar el pan toscano), tomates, pepinos, cebolla roja, albahaca, sal, pimienta, vinagre y aceite.

Traducido como pasta y judías es un clásico de la cocina de invierno y un plato que no solo es muy bueno, sino también completo y saludable. Hay muchas versiones de pasta e fagioli, y en la Toscana se prepara sobre todo con judías cannellini, realzando su sabor y su aroma con el romero.

Las pappardelle con salsa de jabalí son parte de la tradición culinaria de la Maremma toscana. Sabrosas y apetitosas, contienen el auténtico sabor del pasado.

En comparación con la salsa boloñesa clásica, la salsa de jabalí tiene una nota más intensa y muy particular, gracias a su sabor ligeramente salvaje. ¡Después de largas horas de cocción, esta carne será tierna y estará lista para ser servida!

Pero, ¿qué sucede cuando las pappardelle se mezclan con este increíble condimento? Su unión da vida a uno de los primeros platos más suculentos de la tradición toscana. ¡La textura áspera y porosa de la pasta absorbe el ragù y se crea una explosión de sabores!

El jabalí guisado es un plato ideal para cualquier cena de invierno o durante los meses más fríos del año. No es un plato fácil de preparar y, por lo tanto, requiere mucha atención.

El jabalí guisado combina perfectamente con la polenta o, en alternativa, con puré de patatas y marida perfectamente con un vino tinto.

Los Tortelli del Mugello con relleno de patata, son la receta toscana tradicional más original y auténtica en cuanto a pasta de huevo rellena y como hemos dicho, de patata.

En este caso es imprescindible condimentarlos con la típica salsa de jabalí, el ragú al cinghiale.

Uno de los tipos de pasta típica de la región son los «pici», sazonados en numerosas variaciones. Los Pici Senesi son una pasta toscana fresca típica, similar al espagueti pero más ancho. Simplemente preparados con harina, agua, aceite y sal, representan totalmente el plato «pobre», típico de la realidad campesina.

La verdadera riqueza de esta pasta radica sobre todo en la variedad de condimentos y su capacidad de «adaptarse» a ellos. Las variaciones más típicas son: Pici all’Aglione, Pici al ragù di Cinta Senese, Pici al ragù di Cinghiale, o Pici al Tartufo.

Un primer plato de la tradición campesina, típico de las regiones de Maremma y Mugello. Gnudo, en el maravilloso dialecto toscano, literalmente significa «desnudo»: consiste en el relleno de los Tortelli convertido en una bola de masa sustancial que se hierve en agua y luego se sazona con mantequilla y salvia suavemente en una sartén.

Los Gnudi, realizados con ricota y espinacas, son un plato que sorprende por su elegancia y equilibrio, y el prepararlos es un arte que requiere un toque especial.

Un primer plato otoñal de pasta fresca con un sabor intenso y envolvente. Las tagliatelle, rigurosamente hechas a mano, tienen la porosidad adecuada para absorber todo el sabor de los funghi porcini (setas) protagonistas populares e indiscutibles de la temporada.

I Secondi Piatti

Los segundos platos son de carne o pescado, y se comen inmediatamente después de los primeros.

En la restauración tradicional toscana, el segundo plato suele ir acompañado de una guarnición o contorno, que se sirve por separado en un plato más pequeño respecto al que contiene el plato principal.

Los segundos platos típicos de la Toscana

La Bistecca alla Fiorentina o simplemente la Fiorentina, es el segundo plato de carne icónico toscano, conocido en toda Italia y fuera de las fronteras nacionales. Su ineludible hueso en forma de T y el destacable grosor de la carne han decretado su éxito y fama.

No es una simple carne a la parrilla. La selección del filete (ternera o res), la raza del animal, la altura del corte y la cocción tienen parámetros inalterables, reglas no escritas pero conocidas por los fanáticos, que deben seguirse estrictamente para obtener el mejor resultado posible.

Por supuesto, no hay rigidez, pero en Florencia son extremadamente escrupulosos con su plato más famoso.

bistecca

Es un segundo plato a base de carne de res que debe su nombre al hecho de que el trozo de carne primero se cocina y luego se sirve cortado en tiras.

También es posible saborear la tagliata de pollo. Muchas veces viene servido con rúcula, trocitos de parmesano y vinagre de Módena.

tagliata di manzo

La Rosticciana es un plato típico de la Toscana, que consiste en costillas de cerdo cocinadas a la parrilla sobre fuego de leña o brasas de carbón, aromatizadas con varias especias (o solo con pimienta y sal) y potenciada con una ramita de romero.

¡El peposo es un plato tradicional toscano a base de carne y una gran cantidad, pero muy agradable, de pimienta! Es un guiso cocinado al horno con mucha pimienta, un poco de tomate y vino tinto (Chianti).

¡Los amantes de esta especia, encontraréis un plato que estará a la altura de vuestras expectativas, sabroso, fragante y rico!

El lampredotto es un plato de la cocina florentina basado en la cocción de una de las cuatro secciones del estómago del ganado, el abomaso.

Es un típico plato pobre y es el ejemplo principal de la comida callejera florentina sobre todo, gracias a la presencia de numerosos quioscos llamados «lampredottai», o vendedores de lampredotto, ubicados en diferentes áreas de la ciudad.

La tripa florentina es sin duda una de las recetas de casquería más conocidas, no solo por la facilidad con la que se prepara, sino también por su sabor discreto pero al mismo tiempo decidido.

La tripa ha sido siempre, desde la antigüedad, un alimento ampliamente consumido en la Toscana, y especialmente en Florencia, donde todavía es muy popular hoy en día.

El cacciucco es un plato a base de pescado, típico de la cocina de Livorno, Viareggio y Pisa.

Es una sopa de pescado compuesta por diferentes variedades de pescado, crustáceos y moluscos, generalmente pulpos, sepias, cigarras y otras variedades de los llamados pescados «pobres», cocinados en salsa de tomate.

Finalmente se colocan rebanadas de pan tostado a los lados y pan con ajo como base del plato.

cacciucco

I Contorni

Los contorni son aquellos platos que sirven de acompañamiento al segundo plato y generalmente se basan en vegetales, legumbres y cereales.

La cocción de las guarniciones puede ser de varios tipos: al vapor, a la plancha o frita.

Los contorni más típicos de la región

Guarnición vegetariana rica y sustancial a base de judías que se servía antiguamente para acompañar segundos platos de carne o de caza.

Hoy también se puede encontrar como plato principal, acompañado con unas rebanadas de pan toscano para rebañar la deliciosa salsa de tomate con toques de ajo y salvia en la que las legumbres se cocinan suavemente.

Los guisantes florentinos son un acompañamiento típico de la cocina toscana, perfectos a finales de primavera, cuando la temporada permite poner en nuestras mesas guisantes frescos, pequeños y dulces.

Es un sabroso plato de guisantes, fácil de preparar, excelente como acompañamiento de platos de carne en el cual la dulzura de los guisantes se equilibra perfectamente con el aroma que se libera durante su preparación junto con el tocino cocido.

Imposible no amar esta guarnición típica y que se adapta a todo: carne o pescado.

La elección es vuestra, la única regla es que las patatas al horno sean doradas y crujientes, en una palabra, ¡irresistibles!

Las verduras a la parrilla son una guarnición saludable, colorida y muy sabrosa, ya que la parrilla incrementa su sabor y bondad.

Las verduras se pelan, se cortan en aros y luego se cocinan: una vez listas, podéis disfrutarlas así o sazonarlas con aceite y perejil, según vuestras preferencias.

Excelente como entrante o aperitivo durante un buffet, la salvia rebozada es un manjar crujiente que es simple de preparar y siempre muy apreciado en la mesa.

Para esta preparación se necesitan fragantes hojas de salvia que se sumergen en una masa preparada con harina y una pizca de sal, para después freírlas y ¡servirlas!

Las alcachofas fritas son una deliciosa guarnición o un sabroso aperitivo que se prepara en pocos minutos con alcachofas empanadas primero en harina y luego en huevo;

¡Una técnica perfecta para obtener alcachofas crujientes y doradas, fritas en el exterior que retienen a la vez toda su delicadeza y sabor en el interior!

Las setas fritas son un plato tan simple como apetitoso, perfecto para servirse acompañado de salsas como aperitivo sabroso, o como acompañamiento sustancial para un buen plato de carne, como alternativa a los champiñones salteados tradicionales.

I Dolci

En la tradición gastronómica toscana, triunfa la versatilidad de los dulces existentes. El postre es el último plato del menú toscano y tiene la ardua tarea de seducir la vista y el paladar después de un sustancial almuerzo o cena.

La lista de los postres toscanos, donde encontramos, desde tartas, a dulces más ligeros, es realmente muy larga

Los dulces más típicos de la región

La historia y la tradición de los cantucci y vin santo es muy antigua. Es una combinación capaz de liberar de inmediato un sabor añejo y dulce en el paladar.

Las galletas secas más famosas de la tradición de la repostería toscana y el típico vino de postre son un maridaje clásico, y una conclusión perfecta para una comida. Cualquiera que pase unas vacaciones en la Toscana no puede evitar probarlos.

cantucci toscani

El Castagnaccio, es un postre típico preparado con harina de castaña y enriquecido con pasas, piñones, nueces y romero.

El castagnaccio es una receta que también se encuentra en Véneto, Piemonte, Lombardía, pero todas las variantes tienen en común su origen campesino.

La torta co’bischeri es un postre casero, una tarta muy antigua, originaria de Pisa, más precisamente de San Giuliano Terme y Vecchiano.

El pastel co´bischeri tiene un relleno particular hecho de arroz, chocolate negro, fruta confitada, pasas y piñones.

Es un postre hecho en una cesta de hojaldre fragante que contiene un relleno cremoso a base de arroz cocinado en leche, y un budín con sabor a naranja y ralladura de limón.

Un postre pequeño pero extremadamente sabroso.

El Panforte es una receta típica de Siena muy antigua. Originalmente era más una especie de focaccia a base de miel y tomó el nombre de pastel de miel.

Solo más tarde se añadió la fruta que, debido al calor, fermentó; por esta razón, el postre adquirió un sabor más ácido y el nombre se convirtió en panforte.

Para evitar la putrefacción de la fruta fresca con el paso del tiempo, los ingredientes cambiaron y comenzaron a prepararse solo en los días más fríos, por lo que se volvió típico de este período.

panforte toscano

Un postre muy sabroso en forma de bizcocho, que con el tiempo ha evolucionado principalmente en el relleno. Hoy hay diferentes variantes de este postre clásico.

El zuccotto permite grandes sorpresas: un juego de sabores, capas y colores, también gracias al baño de Alkermes (licor italiano usado en pastelería) que le da una nota firme y mejora el sabor del postre.

La Schiacciata Fiorentina es un postre toscano, típico del carnaval … ¡un pastel sencillo, suave y delicado hecho con ingredientes simples y pobres!

Focaccia toscana típica preparada con masa de pan ya fermentada y enriquecida, en este caso, con uvas frescas. Es una especialidad vinculada al período de cosecha.

¡La schiacciata con uvas es un verdadero placer, simple de preparar y adecuada para una merienda saludable!

Los brigidini son dulces típicos de Lamporecchio, un municipio de la provincia de Pistoia. Son vainas de color amarillo anaranjado con una superficie curva, muy desmenuzable.

Los ingredientes de la pasta utilizada para hacerlos son: azúcar, harina, huevos y esencia líquida de anís.

Ricciarelli son galletas de mazapán suaves, ideales para ofrecer a amigos y familiares como postre navideño. La receta es tradicional de Siena, y se basa en el uso de almendras, azúcar y claras de huevo.

Después de 12 horas de reposo y después de agregar y mezclar suavemente todos los ingredientes, la masa se transforma en galletas con una forma típica de rombo o «grano de arroz».

Espolvoreados con azúcar glas, son ideales para ofrecer acompañados de vinos dulces.

ricciarelli toscani

Los melocotones de Prato son un dulce típico de la Toscana, más en particular se encuentran en el área entre Prato y Florencia.

Al contrario de lo que uno podría pensar, los melocotones de Prato no contienen melocotón dentro de ellos, sino que toman su nombre de su forma.

Los melocotones de Prato están compuestos de dos hemisferios de masa suave de bollo unida por crema o chocolate.

La masa de bollo se empapa en Alkermes, lo que da a los dulces su típico color rosa, muy similar al de un durazno.

En la Toscana, se les conoce como Cenci de Carnaval, pero en otras áreas se les llama chiacchiere, frappe o galani y tienen algunas variaciones en comparación con la receta toscana.

Son hojaldres fritos con una consistencia suave y crujiente, espolvoreados con azúcar glas. Delicioso como todos los postres fritos que se preparan durante el período de Carnaval.

Los buñuelos de arroz toscanos se preparan tradicionalmente el 19 de marzo para la fiesta de San Giuseppe, es decir, el Día del Padre, pero también para Carnaval.

La receta está muy extendida en el centro de Italia, y también ha llegado hasta Sicilia con el nombre de crespelle, sfinci o crocchè.

Caffè e Ammazzacaffè

En la tradición italiana, el café ocupa un lugar de predominio absoluto y ello hace a los italianos verdaderamente famosos en todo el mundo. Cuando llega el momento del café se nos indica el final de la comida o la cena y el comienzo de una sobremesa, que entre café y amari, puede durar mucho tiempo.

Ya sea normal o descafeinado, a menudo se acompaña de otro ritual tradicional que siempre se respeta y honra, tanto en restaurantes como en hogares: el ammazzacaffè.

Este es el vino dulce o licor que se sirve inmediatamente después del café y, en algunas regiones de Italia, se vierte directamente en la taza con la intención de enjuagarla y enjuagar el paladar.

Los mejores amari que no os podéis perder en la Toscana

Vino dulce generalmente combinado con postres, especialmente con los cantucci, las galletas secas típicas de la Toscana.

Su producción es a base de uvas secas, que generan un mosto alcohólico con una gradación muy alta por su concentración de azúcar.

Su producción se encuentra en las provincias de Arezzo, Florencia, Pisa, Pistoia, Prato y Siena.

Otro vino dulce típico de la Toscana cuyos orígenes se pierden en el tiempo y cuya primera receta oficial fue escrita nada menos que a finales del siglo XVIII.

El Vin Santo di Montepulciano presenta características específicas y únicas.

Este vino, de hecho, proviene del procesamiento de las uvas blancas de Malvasia, Trebbiano y Grechetto, que se dejan fermentar y envejecer durante al menos tres años en barril.

En Montalcino, se produce desde hace más de cien años con uvas blancas de Moscatel.

También en este caso, el maridaje con el postre al final de la comida se hace casi en automático: para acompañar el Moscadello, que es algo espumoso, una buena opción son los Ricciarelli, las galletas a base de almendras típicas de la tradición de Siena de las cuales hemos hablado.

El passito Ansonica que se produce en la zona costera de la Maremma, también se encuentra en otras regiones del sur de Italia.

Este vino tiene un color claro y un sabor seco, Y según la tradición, SE REALIZA a partir DE LAS uvas Ansonicas cultivadas en pequeñas parcelas dispuestas en terrazas.

Vinos toscanos más destacados 

Vinos Tintos

La Toscana es conocida por sus buenos vinos, especialmente los tintos, que son conocidos en todo el mundo. La alta calidad de estos productos viene dada por un clima templado e ideal para la viticultura y por sus numerosas áreas de producción en la región.

Sus extensas colinas, las grandes terrazas y valles, acogen sus viñedos desde el interior peninsular hasta las costas del mar de Liguria y del mar Tirreno, extendiéndose a lo largo de miles de hectáreas.

Toda la región cuenta con varias producciones que incluyen vinos IGT (Indicación Geográfica Típica), DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada) y treinta vinos DOC (Denominación de Origen Controlada). El sector vitivinícola toscano confirma cada año su alta calidad y su fama mundial en el mercado italiano y extranjero.

En la Toscana el vino es una experiencia que ha de ser vivida. Hacer las “Rutas del Vino” significa conocer las raíces y tradiciones de esta hermosa región. El área está repleta de empresas donde se pueden realizar catas y degustaciones. Durante vuestro viaje, os aconsejamos deteneros en una de las muchas bodegas toscanas para degustar los sabores típicos de los caldos locales.

Los vinos toscanos más conocidos y apreciados

El área del Chianti, que se ubica aproximadamente entre las provincias de dos de las principales ciudades toscanas, Florencia y Siena, se caracteriza por una combinación de clima y terreno que permite producir un vino excelente considerado como uno de los mejores del mundo.
Dependiendo del área exacta de producción del vino, hay varias denominaciones de Chianti, tales como el Chianti Classico, el Chianti dei Colli Aretini, el Chianti Rufina y el Chianti dei Colli Senesi.

El Chianti Classico es el más conocido internacionalmente y uno de los vinos más ilustres del mundo. Porta consigo el nombre de la tierra de donde nace, y para llamarse así tiene que seguir el cumplimiento de estrictas normas que protegen y garantizan su calidad.
Se produce en una extensión de 70.000 hectáreas de territorio entre las ciudades de Siena y Florencia, en un área que abarca 8 municipios: Greve in Chianti, Barberino Val d’Elsa, Tavarnelle Val di Pesa y San Casciano in Val di Pesa en la provincia de Florencia; Castellina in Chianti, Gaiole, Radda, Castelnuovo Berardenga y parte del municipio de Poggibonsi en la provincia de Siena.

El Chianti Classico se produce con al menos el 80% de uvas Sangiovese, y tiene que envejecer al menos 11 meses (se permite su consumo solo desde el 1 de octubre del año siguiente a la cosecha), debiendo tener un contenido alcohólico mínimo de 12°. El Chianti Classico se caracteriza por un color rubí brillante, con tendencia al granate y un aroma intensamente vinoso, con tendencia a olores florales. El sabor es seco y armonioso, con tendencia a derivar en gustos suaves y aterciopelados.

La marca que siempre ha distinguido las botellas de Chianti Classico es el símbolo del Gallo Negro, símbolo histórico de la antigua Liga Militar del Chianti.

La leyenda del Gallo Negro:
La historiografía de este símbolo incluye una leyenda singular ambientada en el período medieval. Su historia prácticamente marca la definición de los límites políticos de toda el área del Chianti, porque fue precisamente el comportamiento de un gallo negro lo que decidió su destino.

La leyenda cuenta que en el período medieval, cuando las Repúblicas de Florencia y Siena luchaban sin tregua para prevalecer, el territorio del Chianti, ubicado precisamente entre las dos ciudades, fue terreno de disputas continuas. Para poner fin a las disputas y establecer una frontera definitiva, se adoptó un sistema extraño y singular. Se acordó dejar partir a dos jinetes desde sus respectivas ciudades y fijar la frontera en el punto donde ambos se hubieran cruzado.

La competición tendría lugar al amanecer y la señal de salida de cada uno habría sido el canto de un gallo. En los preparativos para el evento, por lo tanto, la elección del gallo tenía que ser decisiva, más que la del caballo y el jinete. Los sieneses eligieron un gallo blanco al cual dieron todas las comodidades posibles, como buena comida y reparo, mientras que los florentinos optaron por un gallo negro, que mantuvieron cerrado en un lugar pequeño y oscuro, casi en ayunas durante muchos días para inducirlo a un grave estado de exasperación.

En el decisivo día de partida, tan pronto como lo sacaron del gallinero, el gallo negro hizo su canto alto y claro, antes de que hubiera amanecido. Por lo tanto, su canto permitió que el jinete de Florencia saliera de la ciudad de inmediato y con gran ventaja sobre el de Siena, que tuvo que esperar la primera luz del día para que su gallo cantara regularmente, dándole la orden de salida.

Dada la considerable demora que había acumulado en comparación con el jinete florentino, el jinete sienés solo viajó doce kilómetros, ya que en Fonterutoli se encontró con su rival.

Es otro de los vinos más preciados y famosos. Es un vino tinto con Denominación de Origen Controlada y Garantizada (DOCG) producido en el territorio municipal de Montalcino, en la provincia de Siena. Su tradición histórica es centenaria, con sus orígenes intrínsecamente unidos a su fértil terreno.

La colina de Montalcino, sobre el cual se encuentra el pueblo homónimo, se formó en épocas geológicas diferentes, dotando al territorio de cualidades que le harían albergar más tarde la producción de este vino con sabor inconfundible. De color rojo claro y brillante, su sabor es intenso, duradero y estructurado. Debido a sus características, el Brunello di Montalcino soporta un envejecimiento prolongado y mejora con el tiempo.

Es difícil decir cuántos años puede madurar este vino en botella, ya que ello depende de la añada. Varía desde un mínimo de 10 años hasta 30, pero se puede mantener incluso más tiempo.

El Vino Nobile di Montepulciano, se produce con la uva Prugnolo Gentile (la denominada Sangiovese Grosso en Montepulciano), a la que se puede agregar un poco de Canaiolo Nero y, opcionalmente, y en menor medida, el Mammolo y Colorino, además de otras uvas permitidas por la especificación.

El Nobile di Montepulciano ya era conocido en el siglo XVI por su calidad. En la década de 1960, el Nobile fue redescubierto y comenzó un proceso de revalorización que se completó en 1980, cuando fue reconocido como DOCG.

Su color es similar al rubí y tiende al granate con el envejecimiento; su aroma es intenso, etéreo, floral y muy característico; su sabor es seco, equilibrado y persistente, con posibles toques de madera.

Tignanello es la denominación que se le dio en los años 70 a un nuevo vino producido por la antigua casa de los Antinori y que toma su nombre de la Tenuta di Tignanello, área de producción en el municipio de San Casciano en Val di Pesa.

Fue el primer Sangiovese envejecido en barricas, el primer vino tinto moderno mezclado con variedades no tradicionales (como Cabernet) y uno de los primeros vinos tintos en el Chianti Classico que no utilizó uvas blancas. Se produce con una selección de Sangiovese, Cabernet Sauvignon y Franco Cabernet.

Está considerado uno de los principales vinos DOC italianos por su sabor y refinamiento, se produce en algunos municipios entre la provincia de Grosseto y Siena (especialmente en los municipios de Cinigiano y Castel del Piano, en la frontera con la famosa ciudad vinícola de Montalcino).

Vino de reflexión, maridaje óptimo con caza y carne roja es un vino que tiene muchas similitudes con «el vecino más preciado y famoso», el vino de Montalcino.

La denominación de origen Carmignano DOCG ofrece un vino tinto obtenido de uvas Sangiovese, Canaiolo nero, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon. El área de producción corresponde a las tierras montañosas de los municipios de Carmignano y Poggio a Caiano en la provincia de Prato.

El área de Carmignano es particularmente adecuada para el cultivo de viñedos, gracias a un ambiente adecuadamente ventilado, brillante y favorable para todas las funciones vegetativas y productivas de la planta.

El largo período vegetativo, los altos rangos de temperatura, la ventilación de las pendientes, las precipitaciones bien distribuidas también en verano favorecen la maduración de las uvas y facilitan la calidad constante en todas las añadas. El resultado es un vino tinto crianza, estructurado y al mismo tiempo elegante y armonioso con un aroma fino e intenso.

Vinos Blancos

Hace algún tiempo, los vinos blancos de la Toscana no se consideraban productos de gran valor internacional, porque las viñas de las que provenían eran consideradas injustamente de mala calidad.

Hoy en día, la situación está cambiando y entre los más famosos vinos blancos toscanos encontramos Vernaccia y Vermentino.

Los vinos blancos típicos de la región

Su disciplina de producción estipula que el área de producción es la del municipio de San Gimignano. Es esta área dónde el vino se produce en viñedos compuestos con al menos el 85% de uva Vernaccia di San Gimignano.

El vino Vernaccia de San Gimignano tiene un color amarillo pajizo con reflejos dorados que se acentúan con el envejecimiento. El aroma es fino, delicado con toques frutales y florales desde edad temprana. Con su envejecimiento, desarrolla un toque mineral característico del pedernal. El sabor es un vino seco, armonioso y de buen paladar.

Vino blanco producido con la uva homónima, en la provincia de Massa y Carrara. Los vinos a base de Vermentino son finos y equilibrados, intensos en sus aromas frutales y florales acompañados de notas de hierbas aromáticas.

De gusto suave en el paladar, el Vermentino es un vino blanco qué gracias a su estructura y frescura, marida magistralmente platos de pescado.

Vinos Dulces

En la producción de vinos de la Toscana es bueno saber cuáles son los mejores vinos dulces de la región.

De hecho, los vinos dulces tienen características aromáticas y organolépticas particulares que los hacen fácilmente reconocibles incluso para los menos experimentados.

En la Toscana se producen diferentes tipos de vinos dulces.

Los vinos dulces más destacados

El Vin Santo es un vino que generalmente acompaña los postres toscanos, especialmente los Cantucci, las galletas secas típicas de la región.

Para producirlo, se usan uvas que se someten a un fuerte secado, y que generan un mosto dulce con un alto contenido alcohólico. Su producción se realiza en las provincias de Arezzo, Florencia, Pisa, Pistoia, Prato y Siena.

Otro vino dulce típico de la Toscana cuyos orígenes se pierden en el tiempo y cuya primera receta oficial fue escrita nada menos que a finales del siglo XVIII.

El Vin Santo di Montepulciano presenta características específicas y únicas: provenientes del procesamiento de las uvas Malvasia blanca, Trebbiano y Grechetto, de su fermentación y envejecimiento durante al menos tres años en barril.

El resultado es un vino dulce perfecto para compañar los Cantucci, pero también otras galletas secas realizadas con frutos secos o chocolate.

En la cercana Montalcino, por otro lado, además del conocido vino tinto Brunello DOCG, se produce también desde hace cientos de años, el Moscadello, otro vino dulce de postre elaborado exclusivamente en esta zona con uvas blancas Moscatel.

También en este caso, el maridaje con el postre al final de la comida es automático: para acompañar un sorbo de Moscadello, que es espumoso, tranquilo y de vendimia tardía, aconsejamos los Ricciarelli, las galletas a base de almendras típicas de la tradición de Siena.

El passito Ansonica que se produce en la zona costera de la Maremma, tiene un color claro y un sabor seco. Según la tradición, su producción se realiza con uvas homónimas cultivadas en pequeñas parcelas dispuestas en terrazas.

Comparte en tus canales

¿Necesitas ayuda para organizar tu viaje?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This