Eres en Destinos > Florencia > San Giovanni

San Giovanni

El corazón de Florencia

El barrio San Giovanni es el corazón de Florencia y está situado a pocos pasos de la estación de tren de Santa Maria Novella.

Ubicado concretamente en el centro histórico, cultural y artístico de la ciudad, tiene la plaza del Duomo como principal símbolo.

La plaza es una obra maestra única en su género y recoge muchas de las grandes atracciones turísticas de Florencia.

Es un gran museo que contiene la Catedral de Santa María del Fiore, la Cúpula de Brunelleschi, el Campanario de Giotto, el Baptisterio de San Giovanni, Santa Reparata y el Museo dell’Opera del Duomo.

Guia de turismo en toscana
Guia de turismo en toscana

La Catedral de Santa María del Fiore, conocida comúnmente como el Duomo de Florencia, es la principal iglesia florentina, símbolo de la ciudad y una de las más famosas de Italia; se levanta sobre los cimientos de la antigua catedral de Florencia, la iglesia de Santa Reparata, en un punto de la ciudad que ha albergado edificios religiosos desde época romana.

Justo al lado de la catedral podemos apreciar el Campanario de Giotto, con 84,70 metros de altura, maravilloso testimonio de la arquitectura gótica florentina del siglo XIV.

La cúpula de la catedral de Santa Maria del Fiore, terminó de construirse en 1436 y sus suaves curvas y su ingeniería innovadora son únicas gracias al genio creador de su arquitecto, Filippo Brunelleschi.

La cúpula es una obra maestra que aún hoy en día fascina a cualquiera que la observe desde lejos.

El Baptisterio de San Giovanni es una de las iglesias más antiguas de Florencia, y está ubicado frente a la iglesia de Santa Maria del Fiore.

Con una base octagonal, es una estructura fascinante, dónde se funden fe, historia y arte. Dentro del edificio, lo primero que llama la atención es el precioso mosaico dorado que decora la cúpula, y que sorprende a todos.

En su exterior, se pueden apreciar las tres sugestivas puertas de bronce. La más antigua es la Puerta Sur, construida entre 1330 y 1336 por el escultor Andrea Pisano.

Muestra en sus compartimentos los episodios de la vida de San Juan Bautista. En la Puerta Norte, la segunda más antigua, realizada por Lorenzo Ghiberti, contiene las historias del nuevo testamento.

Finalmente, la puerta este, llamada la Puerta del Paradiso es una obra maestra completamente renacentista de Ghiberti y su taller, que representaron en diez paneles de bronce dorado, las historias del antiguo testamento.

Guia de turismo en toscana

El último elemento del complejo es el Museo dell’Opera del Duomo, dónde se encuentra la mayor concentración de escultura monumental florentina en el mundo: estatuas medievales y renacentistas y relieves en mármol, bronce y plata de los mejores artistas de la época.

Obras maestras que, en la mayoría de los casos, se hicieron para el exterior y el interior de las estructuras eclesiásticas que todavía se encuentran hoy en frente del Museo: el Baptisterio de San Giovanni, la Catedral de Santa María del Fiore y el Campanario de Giotto.

A pocos pasos de la plaza del Duomo tenemos el complejo de San Lorenzo formado por tres espacios especialmente singulares: la Basílica de San Lorenzo, las Capillas Medici y la Biblioteca.

Los orígenes de San Lorenzo coinciden con los orígenes de la comunidad cristiana en Florencia. Según la tradición, la basílica primitiva, la catedral florentina más antigua, fue consagrada por San Ambrosio en 393 y dedicada al mártir Lorenzo.

Nada parece haber llegado a nosotros de esta construcción inicial; la imponente basílica que admiramos hoy es el resultado de la renovación iniciada en 1418 por Giovanni di Bicci, fundador de la familia Medici.

Desde entonces, San Lorenzo ha vinculado intrínsecamente su historia con la de la dinastía que durante más de trescientos años ha dictado el destino de Florencia y la Toscana: dentro de la iglesia se oficiaban las bodas, bautizos y funerales de la familia.

El complejo de las Capillas de los Medici, al que se accede desde la parte posterior de la Basílica de San Lorenzo, incluye el suntuoso Mausoleo de los Príncipes y la Sacristía Nueva de Miguel Ángel concebida como una capilla funeraria de la familia Medici.

La Sacristía Nueva es una de las obras maestras de Miguel Ángel como arquitecto y como escultor.

La Biblioteca Medicea Laurenziana alberga una de las principales colecciones de manuscritos del mundo, y es considerada un importante complejo arquitectónico florentino, diseñado también por Miguel Ángel Buonarroti. En una esquina de la plaza de San Lorenzo, emerge el Palacio Medici Riccardi, encargado en 1444 por Cosimo il Vecchio, constituye un modelo fundamental de la arquitectura civil renacentista.

Hoy en día, museo cívico, fue el primer palacio de los Medici, donde vivieron Cosimo el Viejo y Lorenzo el Magnífico y trabajaron artistas como Donatello, Miguel Ángel, Paolo Uccello, Benozzo Gozzoli y Botticelli. Próximo al Palacio, se puede visitar uno de los museos más curiosos y especiales de Florencia, el Opificio delle Pietre Dure.

El Museo, adjunto al moderno centro especializado en restauración con el mismo nombre, es una filiación directa de la fabricación artística caracterizada por el procesamiento de piedras duras, que fue fundada oficialmente en 1588 por Ferdinando I de ‘Medici. En su interior encontramos prestigiosas creaciones, obras inacabadas, o resultado de modificaciones y lo que ha sobrevivido a las desamortizaciones. Un espacio didáctico dónde descubrir sobre todo la fabricación y creación para el Cosmato Fiorentino.

Muy cerca de este espacio se encuentra uno de los museos más visitados e importantes de toda Florencia: la Galería de la Academia.

La Galería de la Academia es, junto con los Uffizi, uno de los museos más destacados de Italia y de todo el mundo.

Las obras más interesantes y que hacen que la Galería tenga fama internacional son sin duda las creadas por Miguel Ángel, siendo la más importante sin lugar a dudas, la espectacular estatua del David, una estatua de mármol de 5 metros de altura y de más de 5 toneladas de peso, que se mantuvo durante casi 400 años frente a la Plaza de la Signoria.

Expuesta a la intemperie y victima de diversos actos de vandalismo a través de los siglos, el David fue finalmente trasladado al museo en el 1873, y ubicado en la sala circular especialmente diseñada para él por el arquitecto Emilio De Fabris. ¡Un espacio imprescindible de vuestro viaje a Florencia!

Plaza San Marco, es una plaza en la zona norte del centro histórico de Florencia. La plaza cuadrangular tiene una forma verdaderamente típica: rodeada de elegantes edificios está dominada por la fachada de la iglesia y el convento de San Marco, de donde toma su nombre.

La basílica de San Marco fue originalmente parte del gran complejo del convento de San Marco, donde vivieron y trabajaron muchos de los representantes más importantes de la espiritualidad y cultura del siglo XV.

Desde 1869, el ex convento alberga el Museo de San Marco que ocupa la parte monumental del convento dominico, una obra maestra arquitectónica de Michelozzo Michelozzi. Alberga la colección más grande del mundo de obras de Beato Angelico, uno de los grandes pintores del primer Renacimiento, que vivió en el mismo convento.

Guia de turismo en toscana
Guia de turismo en toscana

La visita al museo se desarrolla por los espléndidos espacios del convento a través del claustro de Sant’Antonio, la sala del hospicio, la sala del refectorio, la sala capitular y las celdas de los monjes.

Cerca de ésta bonita plaza, queremos citar dos espacios diferentes y gratuitos llenos de arte e historia de la ciudad: el primero es el Cenacolo di Sant’Apollonia, un espacio que antiguamente formaba parte de un viejo monasterio.

Hoy en día se puede apreciar en el refectorio, la sala dónde los religiosos comían, el gran fresco de Andrea del Castagno que representa la Última Cena, un tema muy común en ese período y en esa tipología de salas.

Andrea del Castagno fue uno de los protagonistas de la pintura florentina de las décadas centrales del siglo XV, junto con Beato Angelico, Filippo Lippi, Domenico Veneziano y Paolo Uccello.

En su estilo personal desarrolló particularmente la representación en perspectiva, el claroscuro plástico, que dramatizó con el uso de tonos oscuros, y el realismo de las fisionomías y gestos, a veces tan exasperados que logran resultados impresionantes.

El segundo es el Chiostro dello Scalzo, una pequeña joya escondida de la ciudad.  Originariamente era la puerta de acceso a la desaparecida iglesia de la Compagnia dei Disciplinati di San Giovanni Battista, conocida como dello Scalzo porque durante las procesiones el portador de la cruz solía ir descalzo.

En su interior tenemos un ciclo de frescos, de los más importantes de la pintura florentina de principios del siglo XVI. El ciclo fue realizado por Andrea del Sarto y Franciabigio: seis de los ocho grandes paneles contienen las Historias de San Juan Bautista y a lado de las puertas de acceso se conservan las cuatro Virtudes: Fe, Esperanza, Caridad y Justicia.

Cerca de este último sitio, encontramos el Jardín dei Semplici o jardín botánico. Considerado el tercer jardín botánico en el mundo en cuanto antigüedad, nace gracias a Cosimo I de’ Medici. Con una estructura actual de 23.892 m2 y con un gran número de especies naturales, es una de las secciones del Museo de la Historia Natural de la Universidad de Florencia.

Finalmente llegamos a Plaza de la Santissima Annunziata que se encuentra al norte de la Piazza del Duomo, y está dominada por la basílica de la Santissima Annunziata, uno de los edificios sagrados más importantes de Florencia, así como la casa madre de la orden de los Siervos de María.

La plaza muestra un carácter unitario y, entre las plazas florentinas, es la que mejor expresa los ideales de la ciudad renacentista. En la misma plaza, surgen tres espacios imprescindibles durante una visita Florencia.

El primero es la basílica de la Santissima Annunziata, que fue fundada en 1250 por los siete fundadores de la Orden de los Servitas. En 1252, una pintura de la Anunciación, había sido empezada por uno de los monjes, pero abandonada en plena desesperación por creer que no podía crear una imagen suficientemente bella, supuestamente fue completada por un ángel mientras él dormía.

Los peregrinos y las creencias en este milagro hicieron de este edificio un testimonio esencial y centro de una vasta actividad artística a lo largo de los siglos.

El segundo es el Spedale degli Innocenti, considerado el primer orfanato en Europa y una de las primeras obras arquitectónicas renacentistas, seguramente la primera, basada en el proyecto inicial de Filippo Brunelleschi.

Fundado en el siglo XV para terminar con el fenómeno de los recién nacidos abandonados, nos muestra que el Renacimiento no solo fue un triunfo en el campo del arte, sino que también fue un éxito en la lucha contra eventos históricos difíciles como la miseria y los dramas familiares.

Hoy en día, convertido en un museo, es uno de los lugares más conmovedores de Florencia.

El tercer, y último espacio que os aconsejamos visitar en la plaza de la Santissima Annunziata es el Museo Arqueológico Nacional de Florencia, conocido por ser uno de los más antiguos de Italia. El museo recoge las mejores piezas de las excavaciones realizadas por toda la Toscana, pero también en parte del Lazio y Umbría, con hallazgos etruscos y romanos muy importantes, y colecciones relacionadas con otras civilizaciones, como una importante sección egipcia y una de jarrones griegos, muchos de los cuales se encontraban en tumbas etruscas, y que son testimonio de los numerosos intercambios comerciales del pasado en el Mediterráneo.

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This