Eres en Destinos > Pisa > San Martino

San Martino

La parte sur del centro histórico

El barrio de San Martino toma su nombre de la iglesia del siglo XIV ubicada en la zona homónima. En la antigüedad formó el área llamada Chinzica junto con el distrito de Sant’Antonio. Desde la misma iglesia de San Martino empezamos a conocer esta zona de la ciudad de Pisa. La iglesia conservada está relacionada con la construcción inicial promovida en la segunda mitad del siglo XI, por el conde Bonifacio Novello della Gherardesca, quien transformó la rectoría en un monasterio femenino. La fachada de la iglesia está hecha en mármol blanco y el resto del edificio está completamente construido en ladrillo (laterizio).

El interior, renovado en el siglo XVII, conserva un crucifijo en una mesa de Enrico di Tedice (mediados del siglo XIII), mientras que la capilla del Santísimo Sacramento contiene frescos del siglo XIV de Giovanni di Nicola y Cecco di Pietro. En los altares de la época moderna hay una serie de pinturas de artistas importantes, como Palma el Joven, Orazio Riminaldi, Jacopo Ligozzi, Passignano y dei Melani. 

Después de contemplar la iglesia de San Martino, aconsejamos tomar como ruta principal, la propia Via de San Martino. En ella se encuentran el resto de edificios destacados del barrio de San Martino.

El siguiente edificio que se aprecia es el Palazzo Tizzoni, un edificio que toma su nombre del médico pisano Guido Tizzoni y que tiene una fachada en ladrillo y elementos arquitectónicos que datan de los siglos XIII y XIV. En la parte inferior, a aproximadamente un metro de altura, hay un altorrelieve en mármol que muestra a una matrona romana que presumiblemente pertenecía a un sarcófago del siglo III o IV d.C. a esta imagen femenina se le llama Chinzica como recuerdo de Chinzica de Sismondi, la heroína pisana que la leyenda exalta por haber salvado la ciudad en el intento de invasión sarracena del 1004 y gracias a la cual se debe el nombre del barrio.

La iglesia de San Giovanni dei Fieri, conocida también como iglesia de San Giovannino, es de origen antiguo, y fue completamente renovada en el 1614, bajo proyecto de Cosimo Pugliani. Inicialmente, la iglesia formaba parte de las propiedades de la Orden de San Juan de Jerusalén, junto con el hospital que pertenecía a la iglesia del Santo Sepulcro.

Cerca se encuentra la iglesia desconsagrada de San Bernardo. Ésta fue construida en el siglo XV, en el lugar del antiguo hospital de Osnello, mencionado por primera vez en el 1189. El edificio era destinado a la hospitalidad de los peregrinos y caminantes, y se encontraba a lo largo de una de las calles más antiguas de esta parte de la ciudad. La primera estructura medieval, destruida a mediados del siglo XIII, fue reconstruida y unida en 1401 al monasterio cisterciense femenino de S. Bernardo; en el 1444, las monjas reconstruyeron todo el edificio religioso y en el siglo XVIII la iglesia fue modificada nuevamente, alcanzando las proporciones actuales.

La iglesia perteneció a las monjas cistercienses hasta principios del siglo XIX, cuando se produjo la supresión de la orden y dándose el traslado de las monjas a la iglesia de S. Silvestro. El interior se caracteriza por lo que queda de la decoración barroca del edificio, enriquecida con estucos dorados de Antonio Ferri y bóvedas con frescos con las Historias de San Bernardo de Tommaso Tommasi. Hoy el edificio alberga las actividades de jóvenes artistas que utilizan el espacio bajo el nombre de «Cantiere S. Bernardo».

Continuando se aprecia el Palazzo Borgo–Netolitsky. El gran edificio, con tres puertas de acceso en Via San Martino, es el resultado de la fusión de varios edificios preexistentes y ocupa un espacio muy grande. Las primeras estructuras probablemente pertenecen al siglo XI, cuando se erigieron las casas en el antiguo distrito de Chinzica. En el siglo XVII se convirtió en un edificio señorial.

Llegando al Lungarno Galileo Galilei, se observa la maravillosa iglesia de San Sepolcro: La iglesia, atestiguada desde 1138, como un edificio anexo al asentamiento de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, presente en Pisa desde 1113, luego pasó bajo el control de los Caballeros de la Orden de Malta hasta 1817, fecha de su supresión, cuando la iglesia fue transferida bajo el patrocinio real. Una inscripción en la base del campanario implica en su construcción a Diotisalvi, que ya era arquitecto del Baptisterio, pero las restauraciones de 1970 dieron testimonio de un edificio octogonal anterior sobre el que se colocaron los ocho pilares del templo. Decorado con estuco a fines del siglo XVIII, terminó siendo cerrado en 1848 y reconsagrado en 1876 después de una profunda restauración por Rodolfo Castinelli.

Siempre cerca y entre los edificios antiguos y monumentales de Via San Martino, se encuentra el Palazzo dei Consoli del Mare, que pertenecía a este poder judicial y fue construido a instancias de Cosimo I para juzgar los casos mercantiles. Desde 1889, la oficina de los “Fiumi e Fossi” se ha ubicado aquí, siendo comprada la propiedad en 1910. Fundada por Cosimo I en 1551, esta oficina tenía y todavía tiene, como su principal atribución, la de regular las zanjas y desagües de aguas en la llanura pisana.

La sobria fachada del edificio se rehizo en el siglo XVI basándose probablemente, (pero no hay evidencia) en un dibujo de Miguel Ángel. En el interior hay frescos que datan de los siglos XVI y XVII atribuidos a A. Ghirlanda, S. Marucelli y B. Poccetti.

El Palazzo Salviati, perteneciente a la familia de los duques de Salviati, es un edificio datado en 1594. En su interior, en el patio renacentista, son visibles algunas estructuras medievales, también evidentes en el lateral del edificio que nos hacen pensar en sus primeros fundamentos históricos. Los escudos de armas del siglo XIV que adornan la fachada del edificio nos informan de sus primeros propietarios, los Ciampolini, acaudalados comerciantes pisanos. A mediados del siglo XV, los Salviati compraron toda la propiedad e instalaron allí una sucursal de su Banco.

El ascenso social y político de esta familia se logró durante esos años. Su empresa creció en Florencia y Pisa con ramificaciones en el comercio, la producción de telas y la banca. Durante el siglo XVI, su actividad se expandió internacionalmente, creando sucursales en Londres, Brujas, Lyon y Amberes. En la segunda mitad del siglo XVIII, este inmenso patrimonio había asumido un carácter exclusivamente inmobiliario, del que el suntuoso palacio florentino en Via del Palagio era el buque insignia, mientras que el palacio de Pisa era solo una residencia secundaria.

Muy cerca, se puede contemplar el Palazzo Lanfranchi, que toma su nombre de la familia Lanfranchi, una familia de la aristocracia consular pisana, que lo renovó y vivió en él a partir de 1539. El edificio es un importante ejemplo de la arquitectura medieval pisana: de hecho, es el resultado de la fusión de siete torres construidas entre principios del siglo XIII y mediados del siglo XIV. El primero en intervenir en los diversos edificios fue el productor de lana Betto Stefani quien, a principios del siglo XIV, le dio al edificio una estructura unitaria.

La fachada, por otro lado, es el resultado de las obras encargadas por la familia Lanfranchi, completadas en 1555. Aquí las inserciones renacentistas aún son evidentes, desde las ventanas a dos aguas hasta el portal de compensación, pasando por la terraza balaustrada coronada por el escudo de armas de la familia. El blanco de la piedra utilizada en la edad moderna contrasta fuertemente con el rojo del de ladrillo de las construcciones originales, de las cuales todavía se pueden ver algunos pilares en la fachada y a lo largo de Vicolo Lanfranchi. Actualmente alberga el Museo de Gráficos.

El recorrido por el barrio de San Martino, termina en la Piazza Gambacorti. Conocida por los pisanos como Piazza della Pera por el antiguo hito etrusco en forma de pera que se encuentra en la esquina de la cercana Via S. Martino. En 2004 la Piazza Gambacorti fue objeto de una profunda excavación arqueológica que permitió reconstruir su historia, desde su creación en el siglo XII hasta la actualidad, y en la que destacaron los restos de la iglesia medieval de S. Lorenzo en Chinzica, demolida en 1932.

 

 

La iglesia, construida a principios del siglo XII por iniciativa de una acaudalada familia pisana, fue renovada varias veces en consonancia a los diversos cánones estéticos y las necesidades de representación de los numerosos propietarios, hasta la desconsagración definitiva en 1784. La fachada, visible hoy en día en Via S. Lorenzino tenía una gran entrada central flanqueada por dos entradas más pequeñas. Una serie de eventos traumáticos, incluidos varios incendios en el techo y una inundación del Arno, requirieron renovaciones repetidas del edificio que se repavimentó varias veces. Después de su desconsagración, la iglesia se transformó en un edificio civil.

 

 

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This