Eres en Destinos > Florencia > Santa Croce

Santa Croce

La parte sudeste del centro histórico de Florencia

El barrio de Santa Croce está situado en la parte sudeste del centro histórico de Florencia. El monumento principal de esta zona es la Basílica de Santa Croce, con su fachada decorada con mármoles y situada dominando la homónima plaza de Santa Croce.

Entre los siglos XIII y XIV, los franciscanos se establecieron en la ciudad fundando esta iglesia, que gracias a la financiación de las familias importantes del barrio se convirtió en una de las más grandes y bellas de la ciudad.

En el interior de la basílica encontramos unos maravillosos frescos de Giotto y los monumentos funerarios de personas ilustres como Maquiavelo, Alfieri, Miguel Ángel y el sepulcro de Galileo Galilei.

Guia de turismo en toscana

La plaza, muy amplia y con forma rectangular, se convirtió en el Renacimiento en el lugar ideal para realizar torneos de caballeros, fiestas, espectáculos y competiciones populares, como el “Calcio Storico, que todavía se celebra cada mes de junio. Es pues, una plaza que aún hoy en día se utiliza para manifestaciones culturales especiales tales como conciertos, mercados, y ferias.

Muy cerca de la plaza encontramos dos museos menores de Florencia pero que merecen una pequeña mención: el primero es el Museo Horne, que reconstruye algunas habitaciones de una típica casa antigua florentina, con numerosas antigüedades, esculturas y, sobre todo, una notable colección de pinturas sobre madera de los siglos XV y XVI.

El segundo, es la Casa Buonarroti, que tiene como principal atractivo la hermosa colección de obras del ilustre escultor Miguel Ángel Buonarroti creada y engrandecida a lo largo de los siglos a partir de los hijos de su hermano, y sus descendientes. 

Muy cerca de la Casa Buonarroti encontramos la zona de Sant’Ambrogio, a la que da nombre la homónima iglesia de Sant’Ambrogio, una de las más ricas en historia y atmosfera antigua de la ciudad.Justo al lado de la iglesia se encuentra la Sinagoga de Florencia, situada en un jardín enrejado. El templo invita al visitante a visitar su atmósfera oriental.

La cúpula central, que se eleva sobre un alto tambor circular, está cubierta con placas de cobre con su característico color verde y marca una presencia inconfundible en el paisaje florentino.

A pesar de que la zona de Santa Croce es muy frecuentada por turistas, ha mantenido todavía su ambiente original: paseando por las callecitas y las pequeñas plazas, se descubren pequeñas tiendas y negocios tradicionales, junto con sus museos menores, en los cuales puedes detenerte y descubrir pequeñas curiosidades.

Acercándonos un poco más al núcleo central de la ciudad empezamos a apreciar algunos de los edificios más destacados de Florencia.

En primer lugar, nos encontramos con el majestuoso Museo del Bargello, antigua sede del gobierno en época medieval, hoy es el mayor museo de escultura de la ciudad. Dentro del palacio se pueden encontrar importantes esculturas del Renacimiento, como obras maestras de Donatello, Luca della Robbia, Miguel Ángel, Verrocchio, Cellini. 

Además el museo está enriquecido también con bronces, mayólicas, esmaltes, medallas, marfiles, tapices, sellos y textiles, provenientes en parte de las colecciones de los Medici, conventos desamortizados y particulares.

Enfrente del Bargello podemos apreciar la Badia Fiorentina, un importante lugar de culto en el centro de Florencia. Fundada como una iglesia a finales del siglo X, se transformó más tarde en una abadía y fue otorgada a los monjes benedictinos, quienes, disfrutando de varios legados e instalaciones papales, le agregaron un hospital.

 En el 1285 fue reestructurada en estilo gótico y posteriormente se agregó el hermoso campanario. El interior está decorado con diversas obras de arte y frescos. En su interior además se puede visitar el famoso claustro de los naranjos.

 Justo al lado de la Badia Fiorentina se ubica el distrito de Dante, una zona de típica atmósfera medieval llena de sinuosas calles empedradas, donde podemos conocer el entorno donde vivió el Sumo Poeta.

En esa zona podemos visitar el Museo Casa di Dante, un museo histórico dividido en tres pisos que narra la vida y las obras del poeta a través de documentos y hallazgos.

Justo al lado, encontramos también un espacio único en Florencia, el Oratorio dei Buonomini di San Martino, un pequeño espacio de culto que nació en el 1441 con el objetivo de ayudar a los pobres o las familias adineradas caídas en desgracia por culpa de luchas políticas, derrocamientos económicos, etc. los cuáles por pudor y vergüenza, no querían pedir limosna públicamente.

Adentrándonos aún más en el casco histórico de Florencia nos hallaremos de frente a uno de los edificios más curiosos y particulares, la iglesia de Orsanmichele, que constituye la síntesis perfecta entre un lugar de culto y un edificio civil.

El edificio es un antiguo granero convertido más tarde en una iglesia. Su interior está lleno de tesoros artísticos, entre los cuales se encuentran el Tabernáculo del Orcagna y las estatuas de los santos patronos de los gremios florentinos.

Guia de turismo en toscana

Solamente a unos pasos de distancia, entramos en la renombrada Piazza della Signoria, plaza central de la Florencia medieval, que ha sido siempre sede del poder civil y corazón de la vida social de la ciudad. Indiscutiblemente, los dos espacios principales de la plaza son el Palazzo Vecchio y la Loggia dei Lanzi.

Palazzo Vecchio hoy en día es la sede del ayuntamiento florentino y es uno de los edificios cívicos más conocidos del mundo. Originalmente llamado «Palazzo dei Priori», en el siglo XV se convirtió en «Palazzo della Signoria«, el nombre del gobierno principal de la República de Florencia; en 1540 se convirtió en “Palazzo Ducale”, cuando el duque Cosimo I de’ Medici lo convirtió en su residencia; finalmente el último nombre lo tomó después de 1565 cuando la corte del duque Cosimo se mudó al «nuevo Palazzo Pitti”.

Entre 1865 a 1871 fue la sede del Parlamento del Reino de Italia, mientras que hoy en día alberga la sede del poder civil de Florencia y varias oficinas municipales. También contiene un precioso museo, que permite visitar las dependencias de la antigua residencia medicea y las magníficas salas históricas de gobierno donde, entre otros, trabajaron artistas como Agnolo Bronzino, Ghirlandaio, Giorgio Vasari, y donde se exhiben también obras de Miguel Ángel Buonarroti, Donatello y Verrocchio.

La Loggia dei Lanzi o della Signoria, se encuentra al lado derecho de Palazzo Vecchio y es un espacio único en todo el mundo, porqué se ha convertido con el paso del tiempo en un museo al aire libre.

El espacio nació en el siglo XIV para albergar las asambleas públicas de la ciudad, pero posteriormente, a partir del siglo XVI, a instancias de los Medici, se destinó a la colección y exhibición de obras maestras escultóricas.

Entre ellas, encontramos esculturas antiguas de época romana, el Perseo con la cabeza de la Medusa de Benvenuto Cellini y el Rapto de las Sabinas del Giambologna.

En una esquina de Piazza della Signoria se presenta la majestuosa Galería de los Uffizi, qué ocupa por completo el primer y segundo piso del gran edificio planificado y construido entre 1560 y 1580, por el arquitecto, artista y teórico, Giorgio Vasari. Es uno de los museos más famosos del mundo por sus extraordinarias colecciones de esculturas y pinturas antiguas (desde la Edad Media hasta la época moderna).

La colección de pintura contiene algunas obras maestras de primera fila: creadas por artistas como Giotto, Simone Martini, Piero della Francesca, Beato Angelico, Filippo Lippi, Botticelli, Mantegna, Correggio, Leonardo, Raffaello, Miguel Ángel, Caravaggio, así como obras maestras de la pintura europea, especialmente alemanas, holandesas y flamencas.

También a destacar la colección de esculturas de la antigua Roma y cuadros que embellecen los pasillos de la Galería.

Finalmente, detrás de la Galería de los Uffizi, encontramos el ultimo museo del barrio de Santa Croce, el Museo Galileo Galilei.

Un museo diferente, ubicado en un edificio de orígenes antiguos y conocido en la época de Dante como Castello d’Altafronte, que conserva una de las colecciones de instrumentos científicos más relevantes del mundo.

Una buena opción para los amantes de la ciencia y muy apto para los más pequeños de la casa.

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This