Eres en Destinos > Florencia > Santa Maria Novella

Santa Maria Novella

El barrio que da su nombre a la estacion principal

Santa Maria Novella es, entre los cuatro barrios históricos de la ciudad de Florencia, uno de los tres que se extienden en la rivera derecha del Arno, y ubicado al oeste del barrio de San Giovanni.

Es el primero que se encuentra si se llega a la estación principal de la ciudad que lleva el mismo nombre.

El corazón del barrio es obviamente la Plaza de Santa Maria Novella, dominada absolutamente por la Basílica de Santa Maria Novella, una de las iglesias más importantes de la ciudad y claro testimonio extraordinario de la arquitectura gótica florentina.

Templo principal de los dominicos en Florencia, la iglesia es hoy en día parte de un complejo museal (el Museo de Santa Maria Novella), que además de la Basílica les permite visitar todas las magníficas estructuras circundantes, como el Claustro Mayor y el Claustro Verde.

En su interior está cuidado hasta el último detalle y en sus paredes se pueden admirar frescos que reflejan la vida cotidiana en la Florencia de la Alta Edad Media.

Muchas son las obras que alberga Santa María Novella, como por ejemplo La Trinidad (fresco de Masaccio) y el Crucifijo de Brunelleschi, entre muchas otras más.

En una parte del complejo conventual de Santa Maria Novella, encontramos la Officina profumo-farmaceutica di Santa Maria Novella, o Farmacia di Santa Maria Novella, o Antica Spezieria di Santa Maria Novella, con su ingreso en Via della Scala.

Hoy se considera la farmacia histórica más antigua de toda Europa, así como una de las empresas más antiguas de la historia ya que ha continuado operativa sin interrupción durante más de cuatro siglos.

Más que una farmacia, podríamos definirla como una institución, no solo para los florentinos sino también para todos los turistas que se acercan a ella todos los días.

En la misma plaza de Santa Maria Novella, enfrente de la iglesia vemos el Museo Novecento, que se encuentra dentro del antiguo Spedale delle Leopoldine.  Inaugurado en junio 2014, el Museo Novecento está dedicado al arte del siglo XX y ofrece una selección de obras de las colecciones cívicas, que ilustran ampliamente el arte italiano de la primera mitad del siglo XX.

De gran valor es la colección Alberto Della Ragione, donada a la ciudad de Florencia después de la inundación de 1966, integrada por obras de Giorgio De Chirico, Filippo De Pisis, Gino Severini, Giorgio Morandi, Mario Mafai, Renato Guttuso, Felice Casorati y otros. Muy cerca tenemos el Museo Marino Marini. Marino Marini fue uno de los artistas italianos más importantes del siglo XX, especialmente destacado como escultor. Nació en Pistoia y estudió arte en Florencia.

El Museo Marino Marini nació con una intención doble por parte de la administración florentina, restaurar la antigua iglesia de San Pancrazio, destinada a actividades culturales, y encontrar un lugar adecuado para la rica colección del maestro de Pistoia, donada a la ciudad de Florencia en 1980. Aquí se conserva la segunda colección más grande de sus obras, después de la colección dedicada a él en su ciudad natal.

El Palacio Strozzi, obra maestra de la arquitectura renacentista en Florencia y dinámico centro cultural a nivel internacional, representa un punto de referencia en el panorama italiano: una plataforma dónde producir y disfrutar del arte a través de un rico programa de exposiciones y actividades culturales.

Fundada en 2006 como primer ejemplo de una fundación cultural público-privada en Italia, la Fundación Palazzo Strozzi ha producido y organizado más de cincuenta exposiciones que abarcan desde arte antiguo hasta arte moderno y contemporáneo, como demuestran las colaboraciones con artistas como Ai Weiwei, Carsten Höller, Marina Abramović o exposiciones de gran éxito y aclamadas por la crítica como Pontormo y Rosso Fiorentino o Verrocchio, el maestro de Leonardo.

Desde Palacio Strozzi se entrevé la famosísima Plaza de la Repubblica, una de las plazas más importantes de la ciudad. Antiguo centro de la ciudad romana de Florentia, englobaba el foro romano y era el punto dónde se cruzaban las dos calles principales, el cardo y el decumano.

Desde Palacio Strozzi se entrevé la famosísima Plaza de la Repubblica, una de las plazas más importantes de la ciudad. Antiguo centro de la ciudad romana de Florentia, englobaba el foro romano y era el punto dónde se cruzaban las dos calles principales, el cardo y el decumano.

A partir de la Edad Media, esta plaza se convirtió en el centro del comerciode la ciudad, Piazza della Signoria representaba el centro político y Plaza del Duomo, el religioso.

En la plaza estaba el mercado, llamado “Viejo”, un precioso mercado que fue destruido a mitad del s. XIX, durante el periodo en que Florencia se convirtió en la capital de Italia, entre el 1865 y el 1871.

Durante estos años, se cambió parte del aspecto tradicional siguiendo una organización urbanística concebida con amplios espacios y bulevares, como en París. La zona que ocupaba el Mercado Viejo, excepto la Columna de la Abundancia, fue completamente derruida y, en su lugar, se construyó la actual Plaza de la Repubblica, rodeada por grandes palacios, tiendas prestigiosas y el arco triunfal en el fondo del espacio.

Muy cerca, se puede visitar el precioso Palacio Davanzati. También conocido como Museo della Casa Fiorentina Antica, fue inaugurado como museo estatal en 1956.

El Palacio, una antigua residencia del siglo XIV de la familia Davizzi, comerciantes y banqueros, se reconoce por su imponente fachada en la plaza del mismo nombre, en el pasado constituida por antiguas casas torre.

Detrás de la plaza Davanzati hay un espacio muy especial, uno de nuestros favoritos de Florencia. Es la Plaza del Limbo, dominada por la iglesia de los Santi Apostoli. Es una de las iglesias más antiguas y ricas en historia de Florencia, donde se han originado con el paso de los años algunas de las leyendas más antiguas de la ciudad y su importancia en las tradiciones populares como el ‘Scoppio del Carro’ le ha valido el apodo de «Vecchio Duomo di Firenze», a pesar de que nunca ha sido la catedral de la ciudad.

La entrada de la iglesia da a la pequeña plaza del Limbo, llamada así porqué antiguamente albergaba un cementerio para niños muertos antes de ser bautizados, los cuales, como describe Dante en la Divina Comedia, permanecían en una zona indefinida del mundo ultraterreno llamada Limbo.

La Plaza de Santa Trinita, viene dominada por la iglesia de Santa Trinita, de la cual toma el nombre. La iglesia de Santa Trinita es una de las basílicas más importantes de la ciudad, perteneciente a la orden de los Vallombrosanos durante más de 8 siglos.

Su interior, con una estructura y aspecto predominantemente gótico, contiene algunas obras maestras como la Capilla Sassetti, con frescos de Domenico Ghirlandaio y la Capilla Bartolini Salimbeni, con frescos de Lorenzo Monaco.

Desde finales del siglo XIV, muchos palacios de familias nobles comenzaron a surgir en esta plaza: uno de ellos es el Palacio Spini Feroni, hoy en día convertido en el Museo Salvatore Ferragamo, que ospeda en la misma sede histórica de la empresa, un espacio expositivo dedicado a la historia y a la actividad internacional del estilista Salvatore Ferragamo. 

Guia de turismo en toscana

Otro palacio es el Palacio Bartolini Salimbeni, un edificio del tardo-renacimiento que contiene dentro un pequeño museo que exhibe (con dos instalaciones anuales) la colección de arte moderno y contemporáneo Roberto Casamonti, donde se pueden admirar obras extraordinarias de artistas del siglo XX.

Finalmente, nos gustaría mencionar la espléndida iglesia de Ognissanti, situada en la parte occidental de Florencia. Se encuentra muy cerca de la famosa Santa Maria Novella y, tal vez por esta razón, pasa casi desapercibida a los ojos de los turistas. 

Sin embargo, tiene muchísimas cosas por las cuáles dedicarle una atenta visita turística: espiritualidad, obras de grandes artistas, eventos musicales, etc.  El ambiente que se respira dentro de Ognissanti es único y especial. Nuestra atención solo puede deambular sorprendida ante tanta belleza: ¡El Crucifijo de Giotto, la Ultima Cena de Domenico Ghirlandaio, el Sant’Agostino de Botticelli y muchísimas más!

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This