Eres en Destinos > Florencia > Santo Spirito

Santo Spirito

La otra Florencia, la de los antiguos oficios y las tradiciones

Oltrarno, en dialecto florentino llamada también Diladdarno, es la zona de Florencia situada en el lado izquierdo del río Arno. Parte integrante del centro histórico de Florencia, comprende los barrios de Santo Spirito, San Frediano y San Niccolò.

El Oltrarno es la otra Florencia, la de los antiguos oficios y las tradiciones. La mejor manera de explorar esta parte de la ciudad es, sin duda alguna, recorrerla a pie y descubrir, además de los talleres artesanales, los mercados de antigüedades y las típicas ‘Trattoria’, también la belleza de sus iglesias, plazas, monumentos y museos.

Es una de las pocas zonas del casco antiguo que ha conservado una estructura social dinámica y compacta, donde salta a la vista de inmediato la característica fisonomía de la “gente del barrio”.

La vida de Oltrarno ha siempre girado en torno a los dos complejos conventuales de la zona: Santo Spirito y Santa Maria del Carmine.

La preciosa plaza de Santo Spirito es el punto principal de Oltrarno. Nacida como espacio para los sermones de los frailes agustinos, la plaza de hoy en día normalmente se utiliza para fiestas y manifestaciones culturales de todo tipo, y es la única plaza de Oltrarno dónde todavía hoy en día se realiza todas las mañanas un mercadillo, que es sustituido los domingos por otro mercado de productos naturales y objetos de época.

¡Además es una de las plazas más activas y vivas de la ciudad, llena de trattorias y osterias dónde poder degustar la cocina típica local!

Al fondo de la plaza surge la Basílica de Santo Spirito, que con su sobria fachada del siglo XVIII no nos hace sospechar que dentro se encuentre una de las creaciones arquitectónicas más puras del Renacimiento, repleta de obras de arte muy importantes.

En el interior de la Basílica de Santo Spirito, es posible disfrutar de la belleza artística de los artistas florentinos más famosos.

Uno de los artistas que más contribuyó a la fama de la iglesia fue Miguel Ángel, quien durante su formación de juventud tuvo la oportunidad de disfrutar del esplendor de la basílica dónde realizó una de sus obras más importantes, el crucifijo de madera hoy en día conservado en la Sacristia.

El otro complejo conventual de Oltrarno es el de Santa Maria del Carmine. Su fama está ligada a la Capilla Brancacci y a sus famosísimos frescos de Masaccio y Masolino. Los frescos de Masaccio, obra capital del gran innovador de la pintura renacentista, fueron, como escribió Giorgio Vasari, la “escuela del mundo”, la obra a partir de la cual estudiaron y meditaron los pintores del Renacimiento.

Los frescos ofrecían una espacialidad creada con una coherente aplicación de la perspectiva, figuras de un realismo acentuado y sintético, en las que se observa profundidad psicológica y que expresan una gran fuerza moral, plástica y clásica, pero también tratadas con libertad pictórica.

Otro espacio obligatorio durante una visita a Oltrarno es la zona de Palazzo Pitti. Cruzando Ponte Vecchio y yendo hacia Palazzo Pitti nos encontramos con la iglesia de Santa Felicita; una de las más antiguas de la ciudad. Construida en época románica sobre los cimientos de una basílica paleocristiana, es otro punto de la ciudad qué aconsejamos visitar.

Palazzo Pitti, es el espacio museal más visitado de todo Oltrarno. Originalmente residencia de Luca Pitti, un banquero florentino, en el 1549 fue comprado por Eleonor de Toledo y Cosme I de Médici, duque de Florencia y posterior I gran duque de Toscana, siendo desde entonces, la residencia oficial de los grandes duques de Toscana.

En el siglo XIX, el palacio fue usado como base militar de Napoleón I y luego sirvió durante un corto período como residencia oficial de los Reyes de Italia. A comienzos del s. XX, se donó el Palazzo Pitti y todo su contenido al pueblo italiano. Se abrieron las puertas del edificio al público y se convirtió todo el conjunto en una de las más importantes y grandes galerías de arte florentinas.

El Palazzo Pitti es en la actualidad el complejo museístico más grande de Florencia, contiene en su interior una gran cantidad de museos: Galeria Palatina, Museo degli Argenti, Museo delle Porcellane, Museo dei Carruaggi, Galeria de Arte Moderna, Apartamentos Reales y Museo della Moda.

Detrás de Palazzo Pitti se encuentra el famosísimo Jardín de Boboli, el jardín más grande de la ciudad, que tiene 45.000 m2. En su interior se encuentran espacios mágicos como un anfiteatro con un obelisco egipcio, lagos, varias fuentes, columnas y grutas, además de estar repleto de esculturas de mármol. Muy cerca de Palazzo Pitti, se puede visitar el Museo della Specola, una de las sedes del Museo de Historia Natural de la Universidad de Florencia y heredero del museo científico más antiguo de Europa.

En particular, en este edificio se encontraba el núcleo central de las colecciones cuando se estableció el Museo Real de Física e Historia Natural en 1775, mientras que hoy, después de la separación de las colecciones, alberga dos colecciones distintas: la zoológica con ejemplos de animales conservados principalmente con la taxidermia, y el anatómico, con modelos de cera que datan principalmente del siglo XVIII.

Guia de turismo en toscana

Finalmente, en Oltrarno os aconsejamos visitar la zona de San Niccolò, un barrio anexo al de Santo Spirito, una zona llena de calles estrechas donde puedes perderte entre tiendas y lugares típicos.

Es la zona de Florencia donde se pueden apreciar todavía las antiguas murallas medievales, en su mayoría destruidas en otras partes de la ciudad durante la revolución urbana del siglo XIX.

En esta zona se puede visitar también el Museo Bardini y el Jardín Bardini. En este espacio verde, podemos disfrutar de diversas vistas panorámicas y de curiosos espacios que lo convierten en un lugar proprio de un cuento de hadas, destacando su Belvedere desde donde se puede admirar la espectacular vista de la ciudad.

Desde San Niccolò, se puede llegar al Piazzale Michelangelo, el mirador más famoso de Florencia.

La panorámica que ofrece es completa e impresionante. Pero nuestro gran consejo, es ir hasta la Basílica de San Miniato al Monte.

La Basílica de San Miniato al Monte se encuentra un poco más elevada respecto al Piazzale Michelangelo, en uno de los puntos más altos de la ciudad, y ofrece una vista maravillosa del centro histórico. La basílica, construida entre los siglos XI y XIII, es una obra maestra de la arquitectura románica florentina: la fachada de mármol blanco y verde es realmente espléndida y su interior dividido en tres espacios, hace de ella una de nuestras iglesias favoritas de toda la ciudad.

Comparte en tus canales

¿Necesitas ayuda para organizar tu viaje?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This