Eres en Destinos > Siena > Terzo di Città

Terzo di Città

La parte más alta y más antigua de la ciudad

El Terzo di Città se extiende en la parte sudoeste de Siena e incluye las “contradas” de L’Aquila, Chiocciola, Onda, Pantera, Selva y Tartuca.

Constituye la parte más alta y más antigua de la ciudad: según la leyenda, en el territorio donde hoy está Via di Castelvecchio, fue donde se asentaron los gemelos Senio y Ascanio, hijos de Remo, que huían tras el asesinato de su padre por su tío Romolo. Cuando llegaron aquí, construyeron un fuerte llamado Castelsenio.

El Terzo di Città es el corazón secular y religioso de Siena, representa el núcleo residencial original y en el siglo XIV era la parte más poblada y más rica de la ciudad.

guia de turismo en la toscana siena

 

Para empezar a descubrir el Terzo di Città, podemos empezar nuestro recorrido desde la Croce del Travaglio, un lugar donde se encuentran las tres calles que originaron el desarrollo de la ciudad Siena: Banchi di Sotto, Banchi di Sopra y Via di Città.

Esta última es el camino que conecta el centro político o, más bien, la Piazza del Campo, el escenario en el cual se escribió la historia de la ciudad, con el centro religioso representado por la Piazza del Duomo, que nos acoge con la maravillosa visión de la imponente catedral de Siena, dedicada a Santa Maria Assunta.

A lo largo de los siglos, el Terzo di Città ha sufrido numerosas expansiones en diferentes líneas: la primera alrededor del siglo XII, que involucró algunas áreas pequeñas cerca del Campo; la segunda a mediados del siglo XIII, al sur del cerro de Santa Maria; la tercera en el lado izquierdo del valle de Fontebranda, aunque la mayor expansión se produjo en la primera mitad del siglo XV.

Para visitar esta parte de la ciudad aconsejamos empezar el recorrido por Via San Pietro dónde se encuentra el Palazzo Buonsignori, un edificio de estilo gótico tardío de la segunda mitad del siglo XV, caracterizado por una fachada en piedra en su parte inferior, dos pisos en ladrillo decorados con elegantes ventanas tríforas y una coronación superior almenada.

En su interior se encuentra desde 1932, La Pinacoteca Nacional de Arte, una de las colecciones más importantes de pintura sienesa que contiene obras que van del siglo XIII al siglo XVII. En su interior se conservan las obras maestras de los más grandes artistas de Siena: Duccio di Buoninsegna, Simone Martini, los hermanos Lorenzetti, Domenico Beccafumi y muchos otros. Por eso, es una etapa fundamental en una visita a la ciudad, ya que es una de las mayores colecciones de pintura existente en Italia.

Muy cerca de la Pinacoteca Nacional se encuentra el Museo di Storia Naturale dell’Accademia dei Fisiocritici, donde los amantes de las ciencias naturales tienen una visita obligada. En su interior encontramos colecciones geológicas, zoológicas y de historia natural. El Museo de Historia Natural de la Academia de Ciencias de Siena, antiguamente llamada de los “Fisiocritici”, también contiene colecciones «curiosas».

Hay un esqueleto de ballena, una antigua colección en terracota de hongos comestibles y venenosos, algunas «extrañezas de la naturaleza» como el cordero de dos cabezas, además de albergar en el sótano del edificio, un hipogeo etrusco.

Delante al Museo di Storia Naturale se puede visitar la iglesia de Sant’Agostino, empezada a construir con su convento anexo por los agustinos a partir de 1258. La iglesia fue modificada gracias a un diseño de Luigi Vanvitelli después de un incendio en el 1747. El pórtico de entrada fue construido por Agostino Fantastici, el mayor arquitecto del periodo neoclásico en Siena.

Su interior es una galería de arte con obras maestras de gran calibre como la «Crucifixión» de Perugino, las “Sibilas” de Luca Signorelli y la «Maestà» de Ambrogio Lorenzetti descubierta por casualidad en 1944 cuando se trasladó la «Adoración de los Magos» del Sodoma para salvarla de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En Via Mattioli antiguamente existían muchos conventos. Entre ellos el de los Camaldolesi y el de la Maddalena, hoy en día forman parte de un jardín botánico universitario conocido con el nombre de Orto Botanico. Aquí se pueden encontrar, cultivados sobre todo en invernaderos especiales, plantas de todos los continentes.

A través de Via delle Sperandie, que debe su nombre a las monjas benedictinas de Sant’Agnese llamadas «Spera in Dio», llegamos a la Porta di San Marco, que forma parte de la quinta y última muralla de la ciudad de Siena diseñada en 1326. Las paredes que la conectan con la posterior Porta dei Tufi se completaron en 1415. Encima, en el centro, el Trigrama de San Bernardino, el disco solar con las letras JHS (Jesus Hominum Salvator) que es visible en todas las puertas de las murallas de Siena y sobre la entrada de muchas casas.

Recorriendo la calle San Marco, llegamos a Castelvecchio, que es en el punto más alto de Siena, donde originariamente nació la ciudad. Se puede entrar en el castillo o “castellare”, hoy en día considerado un grupo de casas estrechas alrededor de una plaza. En la Edad Media, los “castellari” eran los lugares donde las familias nobles vivían y conservaban sus riquezas. En caso de agresión, el castillo podría cerrarse exteriormente como una fortaleza urbana.

En esta zona se encuentra la iglesia y convento de San Niccolò del Carmine, un complejo monumental, que ha sufrido profundas modificaciones a lo largo de los siglos y cambios de uso. Construido por los carmelitas a mediados del siglo XIII, incorporando la anterior iglesia de San Niccolò que data del siglo VIII. El edificio actual en gran parte, se remonta al siglo XIV, con modificaciones hechas en 1517 atribuidas a Baldassarre Peruzzi, también autor del palacio ubicado enfrente, llamado Palazzo Celsi Pollini.

Detrás de esta zona llegamos a la zona del Duomo de Siena, dedicado a Santa Maria Assunta, un espacio único de la Toscana. La fachada del Duomo, iniciada a finales del siglo XIII por Giovanni Pisano, nos ofrece todo su esplendor gracias a una reciente restauración.

A la derecha, en Piazza Jacopo della Quercia, los restos del «nuevo Duomo«, que los sieneses intentaron construir antes de la plaga de 1348 y que debido al hundimiento del suelo, el proyecto tuvo que ser abandonado. La fachada de la «Nueva Catedral», accesible desde el Museo de la Ópera, subiendo 130 escalones, ofrece un hermoso panorama de la ciudad.

El pavimento de la Catedral es una «Biblia en imágenes»: con 56 cuadrados de mármol con incrustaciones y grabados ejecutados entre 1369 y 1547, diseñados por grandes artistas como Matteo di Giovanni y Domenico Beccafumi. En el lado interno izquierdo del edificio se puede ver la «Biblioteca Piccolomini» y en los pasillos, la presencia de obras de los más grandes escultores italianos: Nicola Pisano, Donatello, Michelangelo y Bernini. En su interior se puede ver también la cripta, que contiene uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de los últimos veinte años.

Aquí es posible admirar un ciclo pictórico de singular belleza creado por una serie de artistas de Siena durante la segunda mitad del siglo XIII.

Tampoco os podéis olvidar de visitar el Baptisterio, ejemplo del primer arte renacentista en Siena con los frescos de Lorenzo di Pietro conocidos como «Vecchietta» y la pila bautismal de Jacopo della Quercia, Lorenzo Ghiberti y Donatello.

Para terminar la visita al complejo del Duomo, es obligatoria una visita al Museo dell’Opera, ubicado en el conjunto monumental entre el “Viejo y el Nuevo Duomo”, siendo uno de los museos privados más antiguos instituidos en Italia. Fundado en el 1869, en su interior custodia obras provenientes de la catedral y de las iglesias de la diócesis, que documentan la historia y la cultura de la ciudad de Siena.

Delante del majestuoso Duomo de Siena observamos el Complejo Museal de Santa Maria della Scala. Originariamente fue uno de los hospitales más antiguos del mundo construido a lo largo de la Via Francigena para ayudar a los peregrinos que iban a Roma. Su creación se debe a los canónigos del Duomo, aunque hay una leyenda que le atribuye al zapatero Sorore muerto en el año 898 dC.

El ciclo pictórico de la “Stanza del Pellegrinaio” cuenta la historia de la vida del hospital que se ocupaba de proporcionar atención médica y también de la asistencia de los niños abandonados llamados «gettatelli». Hoy es un complejo museal que alberga exposiciones permanentes, temporales y conferencias.

En los sótanos de Santa Maria della Scala encontramos el Oratorio de Santa Caterina della Notte donde, según la tradición, Santa Catalina iba después de ayudar a los enfermos, a descansar en una cama visible desde una pequeña ventana en la pared izquierda. El sótano alberga también el museo arqueológico, ubicado en un laberinto de salas y túneles excavados en la toba.

Finalmente os aconsejamos visitar el Palacio Chigi Saracino, construido por la poderosa familia gibelina Marescotti (siglo XII) que jugó un importante papel en el evento más memorable en la historia de la República de Siena, la victoria en la batalla de Monteaperti contra Florencia (4 de septiembre de 1260).

La leyenda cuenta que desde lo alto de una torre un tamborilero seguía las etapas de la batalla, narrándolas a las personas de la ciudad.

Hoy en día, el edificio alberga la Academia de Música Chigiana, fundada por el conde Guido Chigi Saracini en 1932 y que es hoy sede de clases magistrales de perfeccionamiento y de renombre internacional.

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This