Eres en Destinos > Siena > Terzo di San Martino

Terzo di San Martino

La parte sureste de Siena

El Terzo di San Martino se extiende por el sector sureste de Siena e incluye las “contradas” Civetta, Leocorno, Nicchio, Torre y Valdimontone. Se formó alrededor de la vía Francigena, un camino con gran tránsito de mercaderes y peregrinos. El terzo obtuvo su nombre de San Martin, protector de peregrinos y viajeros.

Nuestro recorrido por el Terzo di San Martino empieza en la Piazza del Campo, el corazón de la ciudad, donde el 2 de julio y el 16 de agosto de cada año, se realiza el famoso Palio: la carrera de caballos precedida por un espléndido desfile histórico.

A finales del siglo XIII, los Nueve Señores, que gobernaban la ciudad, construyeron el Palazzo Comunale que se inauguró, según la tradición, en 1310.

Todos los demás edificios de la plaza tuvieron que seguir una regla (1297) que prohibía la construcción de balcones y estipulaba el uso de ventanas bíforas o triforas. Se trata de uno de los primeros documentos de planificación urbana del mundo.

Del número de gobernantes derivan los nueve segmentos de la plaza que adquiere así una sugerente forma de concha. En el punto más bajo está el «gavinone», un hueco custodiado por una rejilla de bronce similar a un arbusto y realizada por el escultor sienes Massimo Lippi.

El Palazzo Comunale contiene la Torre del Mangia. El curioso nombre de la Torre (1325-1349) deriva del sobrenombre del campanero, Giovanni Balduccio, llamado Mangiaguadagni (come ganancias) por ser un conocido derrochador.

Después de su muerte los sieneses lo sustituyeron por un autómata de madera, después de metal y al finalmente de travertino. Subiendo más de 400 escalones hasta la parte superior de la torre (87 metros) se puede disfrutar de un magnífico panorama de la ciudad.

El Palazzo Comunale, símbolo de independencia y riqueza de Siena, es uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura gótica civil en el mundo. El Palacio está lleno de obras de arte.

 

Algunas de las salas más bellas pertenecen al Museo Cívico y están abiertas al público: la Sala del Mappamondo (Mapamundi) con la conquista del castillo de Giuncarico obra de Duccio de Buoninsegna, la Maestà y el Guidoriccio de Simone Martini.

También están la Capilla interna, la Sala del Consistorio y la Sala de la Paz con los frescos de las alegorías del Buen y el Mal gobierno realizadas por Ambrogio Lorenzetti.

En la Piazza del Campo se puede contemplar la Fonte Gaia, la fuente que logró llevar el agua al centro de la ciudad en el 1346, después de casi diez años de excavaciones utilizados para realizar un “bottino”, un larguísimo acueducto subterráneo con bóveda de cañón.

A comienzos del siglo XV la fuente del 1300 fue sustituida por la de Jacopo de la Quercia, cuyos mármoles originales se encuentran en el Complejo Museal de Santa Maria della Scala. La Fuente actual es una copia de Tito Sarocchi (1869) y fue desplazada diez metros para poder estar centrada en la plaza. Dejando la Piazza del Campo os aconsejamos de ir al Palazzo Piccolomini y a la Loggia del Papa.

Ambos proyectos fueron realizados por Bernardo Gambarelli llamado el Rossellino y Antonio Federighi y constituyen dos grandes ejemplos de arquitectura renacentista, construidos para la familia del Papa humanista Pio II Piccolomini.

En el Palazzo se encuentra la sede del Archivo de Estado, y aquí se conservan las “Biccherne”, es decir las 103 cubiertas de libros contables del Gobierno de la ciudad (siglos XIII-XVIII) pintadas por los más importantes artistas de Siena. Continuando por la Via Francigena, se llega a uno de los distritos más animados y sugerentes de Siena.

Ambos proyectos fueron realizados por Bernardo Gambarelli llamado el Rossellino y Antonio Federighi y constituyen dos grandes ejemplos de arquitectura renacentista, construidos para la familia del Papa humanista Pio II Piccolomini.

En el Palazzo se encuentra la sede del Archivo de Estado, y aquí se conservan las “Biccherne”, es decir las 103 cubiertas de libros contables del Gobierno de la ciudad (siglos XIII-XVIII) pintadas por los más importantes artistas de Siena.

Continuando por la Via Francigena, se llega a uno de los distritos más animados y sugerentes de Siena.

Allí encontramos la Porta Pispini, dónde según la leyenda, en el 110 los sieneses esperaron el cuerpo de San Ansano martirizado en las campiñas y, viendo la procesión que lo llevaba hacia la ciudad gritaron “Il Santo Viene”. De ahí el nombre de la puerta San Viene que después fue cambiado a Porta Pispini por los “pispinelli” (chorros de agua) de la fuente.

La bella estructura en ladrillo tiene dimensiones monumentales. Mirando Hacia la izquierda se aprecia el Fortino, proyectado por Baldassarre Peruzzi y que ha sido considerado uno de los ejemplos más significativos de arquitectura militar del siglo XVI.

Volviendo hacia atrás por Via dei Pispini, continuamos por Via del Oliviera y después por Via Roma para luego subir a la derecha hacia la Basilica di Santa Maria dei Servi.

Comenzada en el siglo XIII por los Padres Servitas provenientes de Montesenario, la iglesia no había sido terminada cuando fue consagrada en el 1533, siendo el espacio sagrado es un auténtico Belvedere sobre la ciudad medieval. Su interior está repleto de obras de arte, entre ellas la Virgen con el niño llamada del “Bordone” pintada por Coppo di Marcovaldo.

Bajando por Via dei Servi, llegamos a la Via del Salicotto. En el pasado esta calle se llamaba “Via di Malcucinato” y era la sede de varias bodegas donde se realizaban embutidos.

Se dice que su nombre deriva justamente de sale e cotto (salado y cocido). En esta zona de la ciudad se encuentra el antiguo Gueto donde la comunidad judía, presente en Siena desde el siglo XIII, fue segregada desde el 1571 hasta el 1796. La Sinagoga se encuentra en el “Vicolo delle Scotte”.

Bajando por el callejón de Pescheria se accede a la Plaza del Mercado donde en el centro tiene una logia del siglo IX llamada “Tartarugone”. Es la plaza donde se vendía el ganado y estacionaban los vendedores ambulantes.

El último punto que os aconsejamos de ver en el Terzo di San Martino es el Valle di Porta Giustizia. En la Edad Media, los condenados a muerte salían de la cárcel por la parte de abajo del Palazzo Comunale, cruzaban la Plaza del Mercado donde estaba la casa del verdugo, recorrían a pie hacia abajo por via dei Malcontenti y continuaban para salir de Siena a través de la Puerta Justicia.

Este recorrido de un triste pasado nos lleva hoy a un feliz y precioso lugar: “l’Orto dei Pecci”, una zona donde se han cultivado huertos desde el siglo XVI y que hoy en día está abierta al público. Desde aquí tenemos un panorama espectacular del Palazzo Comunale y de la Torre del Mangia.

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This