Eres en Destinos > Lucca > Zona Sureste

Zona Sureste

Corazón religioso de la ciudad de Lucca

La Iglesia de San Cristoforo se encuentra en Via Fillungo, en la Via principal del casco histórico de Lucca. Mencionada por primera vez en 1053, la iglesia tuvo una función importante en ámbito político como sede de los cónsules de las Cause Lucchesi. Desde el punto de vista arquitectónico, el edificio representa el emblema de la influencia ejercida por las corrientes artísticas luquesa y pisana. Esta teoría se demuestra con facilidad gracias al epígrafe que se encuentra dentro de la iglesia, que atribuye su construcción al maestro Diotisalvi, al que se le identifica varias veces como autor del baptisterio de Pisa.

A raíz de las transformaciones y las rehabilitaciones llevadas a cabo durante las diferentes épocas históricas, en 1939-40, un drástico cambio llevó a la eliminación de enlucidos, altares barrocos y bóvedas del siglo XV, hasta hacer de la iglesia un lugar dedicado a la memoria de los soldados luqueses caídos en la guerra. Los nombres de los soldados se grabaron en las paredes de las naves y la iglesia de San Cristoforo fue cerrada al culto religioso. Actualmente el edificio está destinado a iniciativas culturales y exposiciones.

En la Piazza San Giovanni hay la Iglesia de los Santos Giovanni y Reparata. El Baptisterio y la Iglesia se abrieron después de una importante campaña de excavación que sacó a la luz el diseño primitivo de la Basílica del siglo V y el Baptisterio paleocristiano adyacente. Visitar todo el conjunto arqueológico muestra una estratificación que tiene cinco niveles y atraviesa la historia de la ciudad, desde la fundación del «municipium» romano del siglo I aC. hasta finales del imperio cuando la zona se convierte en sede de la Catedral, de la que se observan las posteriores reconstrucciones medievales tempranas hasta el aspecto actual de la bella iglesia románica.

Imperdible durante una visita a la ciudad es el Duomo de Lucca, la Catedral dedicada a San Martino. Ubicada en la plaza que lleva el mismo nombre, la Catedral de Lucca domina en la pequeña plaza y otros edificios se apoyan a su estructura, por eso, los visitantes y fieles quedan sorprendidos por la arquitectura y la importante cantidad de obras de arte que contiene. La Catedral de Lucca fue consagrada solemnemente en 1070 por Anselmo da Baggio, en ese momento ya Papa Alejandro II (1061-1073), en presencia de la condesa Matilda di Canossa. Durante los siglos siguientes sufrió muchísimas reconstrucciones y modificaciones, la última de las cuales de Antonio Pardini da Pietrasanta con quien el edificio asumió la forma que aún hoy representa. La fachada de la Catedral de San Martino está inspirada en la de la Catedral de Pisa pero se ha enriquecido con elementos autónomos y particulares vinculados al estilo románico de Lucca.

El interior de la catedral es rico en valiosas obras de arte, entre las que se destacan: la Adoración de los Magos de Federico Zuccari, la Última Cena de Jacopo Tintoretto (1518-1594) ya la Virgen y el Niño entre los Santos de Fra ‘Bartolomeo. Además de las pinturas, los monumentos funerarios Da Noceto y Bertini realizados por Matteo Civitali constituyen una obra artística de gran importancia. Sin embargo, destacan dos obras maestras sobre las demás: el antiguo crucifijo de la Santa Faz (o Santa Croce) y el Monumento Funerario de Ilaria del Carretto realizado por Jacopo della Quercia ubicado en la sacristía, en cuyo interior se puede admirar un cuadro de Domenico Ghirlandaio que representa a la Virgen y el Niño entre los SS. Pietro, Clemente, Paolo y Sebastiano.

 

Justo al lado, se puede acceder al Museo de la Catedral de Lucca que está ubicado en un conjunto de edificios que consta de una casa torre del siglo XIII, una iglesia del siglo XVI y un cuerpo principal de origen del siglo XIV ubicado en la Piazza Antelminelli. Desde 1992 se encarga de preservar las obras de arte que forman parte del mobiliario de la catedral de San Martino, que ha sufrido numerosas transformaciones a lo largo de los siglos. La distribución de las obras sigue el hilo cronológico, con el fin de permitir al visitante percibir los cambios artísticos de las distintas épocas, e incluye colecciones de estatuas y hallazgos de piedra, orfebrería y vestiduras sagradas (capas, casullas, túnicas, estolas), cálices y candeleros, pinturas, códices y misales.

Detrás de la Catedral, se encuentra la Iglesia de Santa Maria della Rosa. Construida en 1309 mediante la transformación del oratorio donde se veneraba una imagen de la «Virgen entre los santos Pedro y Pablo», con el aumento del culto religioso a la Virgen llamada «de la rosa» por las flores que sostenía en la mano. En el altar principal de la iglesia se encuentra la Madonna delle Rose del siglo XIV, considerada una de las pinturas más prestigiosas de Lucca.

 

En el extremo sureste de Lucca, siempre dentro de sus majestuosas e imponentes murallas se puede acudir al Orto Botanico, establecido en 1820 por Maria Luisa de Borbón y actualmente se divide en dos grandes sectores: uno incluye el arboreto, el montículo y el lago, el otro la escuela botánica y los invernaderos.

¡En el Jardín hay numerosas colecciones y especies botánicas raras y preciosas que un amante de la naturaleza y botánica no se puede perder!

La iglesia de San Micheletto es una iglesia de Lucca ubicada en la calle homónima. En esta zona existía un conjunto monástico utilizado por las clarisas desde el siglo XV dónde se conserva el claustro del siglo XV con pilares octogonales y dónde se conoce de la fundación de una iglesia dedicada a San Michele en el siglo VIII. El complejo hoy en día alberga la Fundación Ragghianti, un laboratorio de estudios permanente y centro de experiencias culturales para la ciudad de Lucca.

En último lugar, destacar en esta zona de la ciudad de Lucca, la iglesia de Santa Maria Forisportam, conocida comúnmente como la iglesia de Santa Maria Bianca debido a su estructura de mármol en piedra caliza blanca. Está ubicada en la Piazza Santa Maria Bianca en el centro histórico de Lucca, aunque originalmente estaba ubicada fuera de las murallas medievales a las que probablemente se incorporó en el siglo XII, durante el período de su reconstrucción. De hecho, el nombre de la iglesia está ligado a este detalle, que con su foris portam indicaba su posición fuera de las murallas de la ciudad en época romana. Es curioso remarcar cómo dentro de la iglesia hay un reloj de sol de «cámara oscura»: en la parte superior occidental está de hecho el orificio de iluminación mientras que la línea de la hora está dibujada en el suelo. Cuando el rayo de luz se encuentra con la línea horaria, se puede observar que el sol ha alcanzado su altura máxima, lo que indica el mediodía verdadero del lugar que está 7’55 » atrás de la hora solar de Roma.

Comparte en tus canales

Visitas guiadas personalizadas

Contáctanos para crear tu experiencia personalizada

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe nuestros mejores contenidos, tips para tu viaje, información especial y muchas promociones!

Sobre nosotros

Mi Viaje en la Toscana es el resultado de la pasión de Meritxell, por la región de la Toscana. Pasión que inicialmente nace por Italia en general, ya que desde pequeña empezó a mostrar un interés exorbitante por la cultura italiana. Ya como Historiadora del Arte y Gestora de Turismo Cultural, decidió trasladar su residencia a Florencia, ciudad que la fascinó y que la incitó a convertirse en Guía Turística Oficial de Florencia y de la Toscana.
Apasionada del arte, la escritura y la fotografía; gracias a su amor por esta tierra, decidió emprender el proyecto de Mi Viaje en la Toscana para divulgar de manera activa y profunda, esta especial y maravillosa parte del mundo.

Un agradecimiento especial a: Federico D., Borja P., Mercè M. y Javi A.

Copyright 2020 Meritxell Mateu Hill | P.Iva 06899650482 | Privacy policy | Cookie policy | Creado por Code85

Pin It on Pinterest

Share This